Actualizado 24/11/2011 14:25

Berta Collado, toda una diva, y Raquel Sánchez Silva, todo un fracaso

Montaje De Berta Collado Y Raquel Sánchez Silva En Los Premios 'GQ'
EUROPA PRESS

MADRID, 24 Nov. (EUROPA PRESS - Sandra del Caño Morales) -

Era la noche de los hombres. Sin embargo, nuestras artistas más guapas no resistieron la tentación de acercarse a conocer de cerca a las dos estrellas internacionales: Mark Vanderloo y Stephen Dorff. Y, como no, para tal ocasión, las mujeres se ataviaron con lo más glamouroso que encontraron en su armario. Este fue el resultado...

Berta Collado en primera posición. ¡Pero qué elegancia! Con ese idílico traje negro de inspiración griega con detalles blancos en los hombros y un preciosísimo cinturón dorado que dibujaba dos ochos y bolso de mano perfecto, la presentadora fue lo más de lo más en la noche 'GQ'.

Otra que tampoco se quedó atrás fue Alba Carrillo. Traje largo de gasa en gris oscuro acompañado de una chaquetita negra, corta y con multi cremalleras. Un aspecto ideal el que lucía la modelo a escasas semanas de haber sido mamá. Por eso, para ella va el segundo puesto.

El tercer lugar lo ocupa Carme Chaparro. Quizá no fuera de las más impresionantes de la noche, pero ese look de 'lady masculinidad' que llevó marcando la diferencia entre las demás asistentes a la fiesta, nos encantó.

ARIADNE ARTILES, CENICIENTA ABURRIDA

En todo evento de este tipo no pueden faltar los vestiditos recién sacados de los cuentos de hadas. Mientras unas apostaron por el estilo cursi que ya está muy visto, otras dieron una lección con un toque diferente y más moderno.

El primer grupo de princesitas viene encabezado por Vanessa Romero y su diseño de raso plateado con espalda al descubierto. Sí, muy encantador y de fantasía, pero es algo que ya hemos visto mil veces y, quizá, para este evento podría haber arriesgado un poco más.

La segunda 'Cenicienta' de la noche estuvo encarnada por Angie Cepeda, quien eligió el nude como color, los paillettes incrustados y los flecos bordados como textura y la asimetría como toque sensual. El corte sirena tan típico volvió a estar presente.

Finalmente, Ariadne Artiles. La modelo aportó algo diferente a este grupo de estilismos cansinos. Ella prefirió el azul noche para un vestido con escotazo en V, cintura marcada y falda con caída todo entero recuebierto de brillantes lentejuelas. Los labios rojos y la melena suelta, una apuesta 100% segura.

ELENA BALLESTEROS Y MARTA ETURA, LAS CENICIENTAS DE HOY

Y de las típicas princesitas de cuento a las que, aunque siguen siendo cursis, aportan un toque más elegante y moderno, más de nuestros días.

Por un lado, tenemos a Elena Ballesteros y su precioso vestido oscuro, de corte asimétrico con un hombro al aire y el otro tapado por lo que parece ser media capa. La caída del traje es sencillamente espectacular y la combinación que eligió la actriz con complementos dorados, es dar en el centro de la diana.

Nagore Aramburu arrasó en el photocall con un diseño largo de raso en color cereza y manga larga que se ajustaba perfectamente a su figura. Aunque también posar del brazo de un maromo como Xabi Alonso siempre queda más vistoso.

La tercera en discordia es Marta Etura y su palabra de honor granate muy al estilo diosa griega. Mucho pliegue en el escote, clutch de pedrería y una trenza de espiga a un lado, hicieron que la actriz estuviera radiante.

ALASKA, PAULINA RUBIO Y RAQUEL SÁNCHEZ SILVA PELEAN POR NO SER LA PEOR

Alaska, posando junto a su marido Mario Vaquerizo, no nos dijo ni fu ni fa. Siempre fiel a su estilo, la cantante esta vez tampoco se pasó de la raya. Un sencillo vestido entallado con escote asimétrico y una manga larga, corte recto por debajo de la rodilla, medias de rejilla y sandalias de tiras cruzadas. Lo único que de verdad nos llamó la atención fue la súper pulsera de pedrería plateada que llevaba en su mano derecha.

Otra que tal baila es Paulina Rubio. Minivestido hiper ajustado combinado con chaqueta de destellos plateados y negros y unos botines altísimos con pelo alrededor del tobillo. Este look de la chica de oro no acaba de convencernos...

Finalmente, el premio 'GQ' a la peor vestida fue a parar a manos de Raquel Sánchez Silva. Se ve que pasar tanto tiempo entre los 'Acorralados' ha llegado a afectar hasta al estilismo de la presentadora, quien se presentó con un horrible traje rojo pasión muy faralá que combinaba transparencias, chorreras y cortes imposibles.

Atado hasta el cuello, daba sensación de que Raquel iba a ahogarse de un momento a otro y si hablamos de los zapatos negros de tacón con pulsera en el tobillo, daba la sensación de que Sánchez Silva se iba a arrancar por sevillanas de un momento a otro.