Actualizado 05/07/2015 19:39 CET

Así ha sido el bautizo de la pequeña princesa Charlotte

Bautizo Princesa Charlotte Kate Middleton príncipe Guillermo Sandringham
Galería
Ver Galería 17 fotos
GETTY/CORDON PRESS

   MADRID, 5 Jul. (CHANCE) -

   La lluvia que caía esta mañana en Inglaterra ha dado una tregua durante el bautizo de la princesa Charlotte, que tuvo lugar esta tarde en la iglesia Santa María Magdalena de Sandringham, en Norfolk.

   La pareja real pudo hacer el paseo andando junto al pequeño George y su hermana, la protagonista del día, que iba en el mismo cochecito Millson que utilizó la reina Isabel II para dos hijos más pequeños, Andrés y Eduardo.

   Catalina de Cambridge eligió para tan especial ocasión un abrigo-vestido en color blanco de Alexander McQueen, como hiciera en el bautizo de su primer hijo, con un tocado de Jane Taylor en color marfil y los zapatos también en el mismo tono.

    Su marido se decantó por un traje oscuro, mientras que el primogénito, el pequeño Príncipe George, que fue andando y agarrado a la mano de su padre todo el camino, iba vestido con un modelo de Rachel Riley, réplica del que llevó su padre el 16 de septiembre de 1984 cuando fue a conocer a su hermano Harry.

   Entre los invitados, los abuelos, el príncipe Carlos y su esposa Camilla, duquesa de Cornualles, y Carole y Michael Middleton, así como los hermanos de Kate, Pippa y James. También se encontraba la reina Isabel II de 89 años y su esposo, el príncipe Felipe, de 94.

   Así como los padrinos de la pequeña princesa, Tom van Straubenzee y James Meade, dos compañeros de estudios y amigos de Guillermo, Laura Fellowes, sobrina de la difunta Diana de Gales, Adam Middleton, un primo de la duquesa de Cambridge, y Sophie Carter, una de sus amigas más íntimas. El gran ausente fue el tío Harry, de viaje en África para trabajar durante varios meses en distintos proyectos de conservación.

   La protagonista de la jornada llevó una copia del vestido de bautizo real usado por su hermano hace dos años, un mantillón usado por la reina Victoria para su primera hija en 1841.

   El palacio de Kensington reveló que durante la ceremonia, oficiada por el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, se interpretaron dos himnos: Alabado sea el señor el todopoderoso, cantado en la Abadía de Westminster en el 60 aniversario de la coronación de la bisabuela, y Baja, ¡Oh amor divino!.

Para leer más