La Reina Letizia, más cerca que nunca de Asturias, se da un baño de masas de niños

La Reina doña Letizia durante la visita al Colegio Público Baudi
LA REINA LETIZIA/ DAMIÁN ARIENZA EUROPA PRESS
Actualizado 12/09/2018 14:23:33 CET

   MADRID, 12 Sep. (CHANCE) -

   Solo tres días después de pasear por Covadonga, la Reina Letizia ha vuelto a su natal Asturias. En esta ocasión para presidir el acto de apertura del Curso Escolar 2018/2019 celebrada en el C.P Baudilio Arce dependiente del I.E.S Doctor Fleming, en Oviedo. Casualidades de la agenda de Su Majestad que la han devuelto al lado de sus raíces.

   Con motivo de los actos conmemorativos del XIII Centenario del Reino de Asturias, I Centenario de la Coronación Canónica de la Virgen de Covadonga y I Centenario de la creación del Parque Nacional de la Montaña de Covadonga, la Familia Real al completo se trasladó hasta la tierra de la monarca en lo que significaba el primer viaje oficial de Leonor como Princesa de Asturias, siendo la encargada de presidir dicho acto.

   Tanto Don Felipe como su mujer y sus hijas disfrutaron de un fin de semana en el norte paseando por los Lagos de Covadonda, donde la Reina explicó a sus hijas tanto la historia del lugar como sus propias experiencias proclamándose como una orgullosa asturiana.

   Y precisamente en Asturias es donde la Reina se ha dado su último baño de multitudes, al lado de los más pequeños. Doña Letizia ha conocido las instalaciones del centro educativo y ha visitado las aulas, sorprendiendo así a los niños que estaban en clase, con los que no ha dudado en charlar un rato e incluso acercarse a conocer de primera mano que estudiaban, demostrando una vez más que los niños son su gran debilidad, aunque con una imagen muy diferente a la que mostró en el colegio de sus hijas acompañándolas en la vuelta al cole, donde deslumbró sin apenas utilizar maquillaje. Para esta ocasión Doña Letizia optó por un top a cuadros de Hugo Boss en blanco y negro que ya ha lucido en otras ocasiones, aunque esta vez lo combinó con un pantalón blanco de pata de elefante y y unos stilettos a juego en los mismos tonos y unos pendientes en oro blanco y diamantes de la firma española Gold & Roses.

   Dos actos en los que la Reina ha podido disfrutar de la gente de Asturias y su tierra, volviendo a estar más cerca que nunca de su tierra natal y por lo tanto de su abuela Menchu, que a sus 90 años de edad se encuentra un poco débil de salud y Su Majestad siempre que tiene oportunidad aprovecha para pasar tiempo a su lado.