¿Por qué no logro conseguir cumplir estos propósitos?

PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO
PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO
Publicado 17/01/2016 10:36:44CET

   MADRID, 17 Ene. (CHANCE) -

   Desde CHANCE te traemos un nuevo artículo de Nano López, el coach para organizaciones y adolescentes, que nos habla esta semana de los propósitos de año nuevo. Tras descubrirte las claves para cumplirlos, analizamos con Nano López estos deseos para que el 2016 sea el año que por fin los cumplas.

   Como cada año, regresamos de las Navidades con la mochila cargada de regalos y buenas intenciones y de nuevos propósitos: dejar de fumar, comenzar una dieta, aprender inglés... temas pendientes que, muchas veces, se quedan en el camino.

   ¿Quién no ha comenzado alguna vez el año y con algún propósito? Muchos de nosotros arrancamos la primera semana del año libres de humos, con la lechuga en la boca y con una reluciente matrícula en el gimnasio. Sin embargo, lo más difícil de todo esto no es emprender nuevos propósitos, sino cumplirlos.

   Quizás la pregunta que debiéramos hacernos es ¿Por qué no logro conseguir cumplir estos propósitos? ¿Por qué año tras año siempre son los mismos? Plan-teándonos estas cuestiones quizás descubramos por qué la mayoría de las veces no los conseguimos.

PROPÓSITOS QUE REALMENTE DESEAMOS

   Lo primero que debemos pensar es si estas metas están alineadas realmente con lo que deseamos, con lo que queremos y no con lo que debemos.

   Sin darnos cuenta, nos marcamos objetivos que están relacionados con cosas que en el fondo pensamos que debemos hacer para estar mejor.

   Los objetivos que nos planteamos deben estar directamente relacionados con nuestros deseos internos ya que, si no es así, finalmente lo podemos convertir en frustración. Debemos plantearnos cuál es nuestro compromiso verdadero y para ello tenemos que preguntarnos el "para qué" de dicho propósito.

   Por otra parte, debemos pensar cuál es nuestra motivación, sin olvidar una de las reglas básicas de un resultado óptimo: Compromiso+ Motivación= Objetivo conseguido.

   No debemos olvidar que un compromiso es una elección libre que podemos cumplir, cancelar y renegociar.

   Si nos limitamos a cumplir con el propósito que nos hemos marcado, aunque la motivación ya haya desaparecido, simplemente será un compromiso, por lo que finalmente la meta que nos habíamos marcado se convertirá en una mera obli-gación.

LOS OBJETIVOS SE PUEDEN REVISAR Y MODIFICAR

   Por lo tanto, la siguiente regla es revisar constantemente nuestro compromiso, siendo coherentes con lo que hacemos y lo que queremos.

   Hay que buscar una relación causa-efecto que haga posible cumplir lo que nos hemos marcado; también debemos ser competentes para ello y, si es necesario, buscar el apoyo que nos haga falta.

   El compromiso es una fuente de acción y logros, sin embargo, también es una acción en sí mismo. Es una elección, es la causa primera. Los compromisos no se refieren a la acción, son acciones conscientes en el momento presente que transforman nuestra relación con el presente y con el pasado.

   Otro punto muy importante es tener confianza en nosotros mismos. Muchas veces, por el mero hecho de querer cumplir con algo no nos paramos a pensar si realmente confiamos en que vayamos a conseguirlo. Por ello, es importante siempre creer en nosotros mismos.

   Finalmente, nunca hay que olvidar cómo nos hace sentir el hecho de cumplir los compromisos. Debemos de marcarnos pequeños retos y metas, felicitarnos constantemente por lo que estamos consiguiendo. Y siempre tenemos que tener una recompensa final.

   Si realmente buscamos dentro de nosotros mismos encontraremos esa fuerza necesaria para conseguirlo.