Impulso a la Arqueología Galáctica: cómo saber dónde nacen las estrellas

Muestra de 600 estrellas utilizadas en el estudio
I. MINCHEV (AIP)
Actualizado 13/09/2018 17:16:38 CET

   MADRID, 13 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Científicos dirigidos por Ivan Minchev, del Instituto Leibniz de Astrofísica de Potsdam (AIP), han encontrado una manera de recuperar los lugares de nacimiento de las estrellas en nuestra galaxia.

   Este es uno de los principales objetivos en el campo de la Arqueología Galáctica, cuyo objetivo es reconstruir la historia de la formación de la Vía Láctea.

   Hace tiempo que se sabe que las estrellas en los discos galácticos se alejan de sus sitios de nacimiento debido a un fenómeno conocido como "migración radial".

   Este movimiento a través de la galaxia obstaculiza seriamente las inferencias de la historia de formación de la Vía Láctea. La migración radial está influenciada por una serie de parámetros: por ejemplo, el tamaño y la velocidad de la barra galáctica, el número y la forma de los brazos espirales en el disco galáctico y la frecuencia de las galaxias más pequeñas que colisionan con la Vía Láctea durante los últimos 10.000 millones de años y sus respectivas masas.

   Para sortear estos obstáculos, los científicos idearon una forma de recuperar la historia de la migración galáctica utilizando las edades y la composición química de las estrellas como "artefactos arqueológicos". Publican resultados en Monthly Notices of the Royal Astronomica Society.

   Usaron el hecho bien establecido de que la formación de estrellas en el disco galáctico progresa gradualmente hacia afuera, siguiendo que las estrellas nacidas en una posición dada en un momento particular tienen un patrón de abundancia química distintivo. Por lo tanto, si la edad y la composición química (su contenido de hierro, por ejemplo) de una estrella se puede medir con mucha precisión, es posible inferir directamente su posición de nacimiento en el disco galáctico sin supuestos de modelado adicionales.

   El equipo utilizó una muestra de alrededor de 600 estrellas del vecindario solar observadas con el espectrógrafo de alta resolución HARPS montado en el telescopio de 3.6 metros del Observatorio La Silla de ESO en Chile. Gracias a la edad muy precisa y a las medidas de abundancia de hierro, se descubrió que estas estrellas nacieron en todo el disco galáctico, y las más antiguas provienen más de las partes centrales.

   Las investigaciones ahora pueden usar este método para calcular los lugares de nacimiento incluso para las estrellas que no están en la muestra original. Por ejemplo, dada la edad de nuestro Sol de 4.600 millones de años y su contenido de hierro, se podría estimar que el Sol nació a unos 2.000 años luz más cerca del centro galáctico de lo que actualmente se encuentra.

   Minchev comenta: "Una vez en posesión de los radios de nacimiento, se podría obtener una gran cantidad de información invaluable sobre el pasado de la Vía Láctea, incluso a partir de este pequeño número de estrellas con medidas suficientemente precisas disponibles para nosotros en este momento".

   El coautor Friedrich Anders agrega: "En el futuro cercano, la aplicación de este método a los datos de muy alta calidad de la misión Gaia y los levantamientos espectroscópicos terrestres permitirá mediciones mucho más exactas del historial de migración y, por lo tanto, del pasado de la Vía Láctea".