Rastros de una colisión frontal masiva en el pasado de la Vía Láctea

Actualizado 20/05/2019 15:58:57 CET
Rastros de una colisión frontal masiva en el pasado de la Vía Láctea
NASA, ESA, THE HUBBLE HERITAGE

   MADRID, 20 May. (EUROPA PRESS) -

   Hace entre 6.000 y 10.000 millones de años, la Vía Láctea se fusionó en una colisión frontal con una masiva galaxia enana con un tamaño de entre uno y diez mil millones de masas solares.

   Esta colisión podría ser responsable en última instancia de los producir los cambios en la naturaleza de la población estelar observados actualmente en el halo estelar de la Vía Láctea.

   Son las conclusiones de un astrónomo de CfA (Center for Astrophysics Harvard-Smithsonian), Federico Marinacci, quien analizó junto a varios colegas una serie de simulaciones cosmológicas por computadora y las interacciones de las galaxias en ellas. En particular, analizaron la historia de los halos de galaxias a medida que evolucionaban después de un evento de fusión.

   Los astrofísicos saben hace un tiempo que el halo de estrellas de la Vía Láctea cambia drásticamente en su naturaleza con la distancia al centro galáctico, como lo revela la composición de las estrellas (su "metalicidad"), los movimientos estelares y la densidad estelar.

   Nuestra galaxia Vía Láctea probablemente ha colisionado o ha interactuado con otras galaxias durante su vida; tales interacciones son ocurrencias cósmicas comunes. Los astrónomos pueden deducir la historia de la acumulación de masa en la Vía Láctea a partir de un estudio de los desechos en el halo de la galaxia que queda como el residuo de marea de tales episodios.

   El enfoque ha funcionado particularmente bien para los estudios de los eventos más recientes como la absorción de la galaxia enana Sagitario hace unos miles de millones de años que dejaron corrientes de mareas de estrellas visibles en los mapas galácticos.

   Sin embargo, los efectos dañinos que estos encuentros pueden causar a la Vía Láctea no se han estudiado tan bien, y los eventos aún más lejanos en el pasado son aún menos obvios, ya que se vuelven borrosos por los movimientos naturales y la evolución de la galaxia, según un comunicado.

   En todo caso, algunos episodios en la historia de la Vía Láctea fueron tan cataclísmicos que son difíciles de ocultar, como es el caso del descrito en la nueva investigación.

Contador