Actualizado 11/11/2020 16:20 CET

Una supernova ofrece sorpresas al ser captada en señales de radio

La evolución de una supernova
La evolución de una supernova - BENITO MARCOTE (JIVE)

   MADRID, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Una encuesta astronómica que mapea el cielo en alta resolución con señales de radio ha revelado oportunamente cómo una supernova puede crear un resplandor de luz en esa modalidad del espectro.

   El 12 de diciembre de 2019, la instalación transitoria Zwicky en el Observatorio Palomar en San Diego, California, descubrió una supernova en la constelación de Piscis. La supernova ocurrió cuando el núcleo de una gran estrella colapsa al final de su vida.

   A principios de este año, un equipo de astrónomos se dio cuenta de que el VLA Sky Survey, que opera desde 2017 con el telescopio Karl G. Jansky Very Large Array (VLA) en Nuevo México estaba escaneando la región cercana a la supernova poco después de que ocurriera.

   Así que peinaron los datos de VLASS para esa región, buscando transitorios de radio. Los transitorios de radio son eventos de corta duración que pueden durar solo semanas o días. Si un radiotelescopio no está mirando en la dirección correcta cuando sucede, estos transitorios pueden pasarse por alto. Pero debido a que VLASS mapea grandes secciones del cielo en un tiempo relativamente corto, tiene una buena posibilidad de capturar transitorios de radio, como lo hizo en julio de este año.

   Este coincidía con el momento y la ubicación de la supernova. Las observaciones de VLASS también vieron un resplandor de luz de radio inicial de hidrógeno que se desvaneció con el tiempo. Los astrónomos no comprenden completamente por qué ocurre esto, pero podría deberse a que la capa exterior de la estrella (que es principalmente hidrógeno) se vuelve difusa y transparente, lo que permite que las capas más profundas de la supernova se hagan visibles.

   Los datos de VLASS también resolvieron un misterio sobre la distancia de la supernova. Una medición inicial de su brillo indicó que estaba a unos 420 millones de años luz de distancia. Una medición posterior de su espectro visible dio un resultado mucho más cercano de 195 millones de años luz. El brillo del transitorio VLASS concuerda con la distancia más cercana.

   La mejor manera para que los astrónomos estudien los fenómenos de corta duración es capturarlos en múltiples longitudes de onda, desde rayos visibles y rayos X hasta radio. Ésta es una razón más por la que es tan importante un levantamiento de cielo por radio como VLASS, según informa el NRAO (National Radio Astronomy Observatory).

Contador