Actualizado 18/03/2021 10:38 CET

Añadir algas a la dieta del ganado reduce gases invernadero un 82%

Ejemplar de vaca suiza
Ejemplar de vaca suiza - WIKIPEDIA

   MADRID, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Incorporar un poco de algas en la alimentación del ganado podría reducir las emisiones de metano de las reses de carne hasta en un 82 por ciento, sin reducir la calidad del producto.

   Nuevos hallazgos de investigadores de la Universidad de California Davis, publicados en PLOS ONE, podrían allanar el camino para la producción sostenible de ganado en todo el mundo.

   "Ahora tenemos pruebas sólidas de que las algas marinas en la dieta del ganado son efectivas para reducir los gases de efecto invernadero y que la eficacia no disminuye con el tiempo", añade Ermias Kebreab, profesor y presidente del Departamento de Ciencia Animal de Sesnon Endowed y director del World Food Center.

   "Esto podría ayudar a los agricultores a producir de manera sostenible la carne y los productos lácteos que necesitamos para alimentar al mundo", agrega la estudiante de posgrado Breanna Roque, coautora del estudio.

   En el transcurso de cinco meses el verano pasado, Kebreab y Roque agregaron escasas cantidades de algas marinas a la dieta de 21 bovinos de carne y rastrearon su aumento de peso y emisiones de metano.

   El ganado que consumió dosis de aproximadamente 80 gramos de algas marinas ganó tanto peso como sus compañeros de manada mientras eructaba un 82 por ciento menos de metano a la atmósfera. Kebreab y Roque se basan en su trabajo anterior con ganado lechero, que fue el primer experimento del mundo que se informó que utilizó algas marinas en el ganado.

   Los gases de efecto invernadero son una de las principales causas del cambio climático y el metano es un potente gas de efecto invernadero.

   Dado que el ganado es la principal fuente agrícola de gases de efecto invernadero, muchos han sugerido que las personas coman menos carne para ayudar a abordar el cambio climático. Kebreab busca en cambio la nutrición del ganado.

   "Sólo una pequeña fracción de la tierra es apta para la producción de cultivos --explica Kebreab--. Mucha más tierra es apta solo para el pastoreo, por lo que el ganado juega un papel vital en la alimentación de los 10.000 millones de personas que pronto habitarán el planeta. Dado que gran parte de las emisiones de metano del ganado provienen del propio animal, la nutrición juega un papel importante en la búsqueda de soluciones".

   En 2018, Kebreab y Roque ya pudieron reducir las emisiones de metano de las vacas lecheras en más del 50 por ciento al complementar su dieta con algas marinas durante dos semanas. Las algas inhiben una enzima del sistema digestivo de la vaca que contribuye a la producción de metano.

   En el nuevo estudio, Kebreab y Roque probaron si esas reducciones eran sostenibles en el tiempo alimentando a las vacas con un toque de algas todos los días durante cinco meses, desde el momento en que eran jóvenes en el campo hasta los últimos días en el lote de alimentación.

   Cuatro veces al día, las vacas comían un tentempié de un aparato al aire libre que medía el metano de su aliento. Los resultados fueron claros: el ganado que consumía algas emitía mucho menos metano, y no se observaba una disminución de la eficacia con el paso del tiempo.

   Los resultados de un panel de prueba de sabor no encontraron diferencias en el sabor de la carne de res de novillos alimentados con algas en comparación con un grupo de control. Pruebas similares con ganado lechero mostraron que las algas no tenían ningún impacto en el sabor de la leche.

   Además, los científicos están estudiando formas de cultivar el tipo de algas, 'Asparagopsis taxiformis', que el equipo de Kebreab utilizó en las pruebas, ya que no hay suficiente en la naturaleza para una amplia aplicación.

   Otro desafío pasa por ver cómo proporcionan los ganaderos suplementos de algas marinas al ganado que pasta al aire libre. Ese será el tema del próximo estudio de Kebreab.

   Kebreab y Roque colaboraron con una agencia científica federal de Australia llamada Organización de Investigación Científica e Industrial de la Commonwealth, la Universidad James Cook de Australia, Meat and Livestock Australia y Blue Ocean Barns, una empresa emergente que obtiene, procesa, comercializa y certifica aditivos a base de algas para la alimentación del ganado.

   "Queda trabajo por hacer, pero estos resultados nos animan mucho --reconocer Roque--. Ahora tenemos una respuesta clara a la pregunta de si los suplementos de algas marinas pueden reducir de forma sostenible las emisiones de metano del ganado y su eficacia a largo plazo".