Publicado 05/07/2022 10:43

El anticiclón de Azores alcanza su máxima extensión en 1.200 años

Ubicación del Anticiclón de las Azores
Ubicación del Anticiclón de las Azores - WIKIPEDIA

   MADRID, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El Anticiclón de las Azores, que determina el régimen de lluvias en Europa Occidental, alcanza en la actualidad su mayor extensión en 1.200 años, agravando las sequías.

   "Este incremento surge después de 1850 y se fortalece en el siglo XX, en consonancia con el calentamiento antropogénico", según concluye un nuevo estudio publicado en Nature Geoscience.

   El Anticiclón de las Azores es una cresta persistente de alta presión atmosférica sobre el Atlántico Norte rodeada de vientos anticiclónicos que dirigen los sistemas meteorológicos portadores de lluvia y modulan el transporte de humedad oceánica a Europa. Su extensión afecta, por lo tanto, a las precipitaciones en toda Europa occidental, especialmente durante el invierno.

   "El Anticiclón de las Azores es, por lo tanto, un guardián eficaz de las precipitaciones en el continente europeo", explica Nathaniel Cresswell-Clay de la Institución Oceanográfica Woods Hole, que dirigió el estudio.

   Para averiguar el efecto real de esta zona de altas presiones en el clima europeo, Cresswell-Clay y su equipo reconstruyeron su desarrollo durante los últimos 1.200 años. Para ello, evaluaron los datos meteorológicos y reconstruyeron el tamaño, la intensidad y la extensión de las Azores, así como el tiempo en Europa occidental utilizando seis modelos climáticos diferentes. Desde 1850, con el inicio de la era industrial, su extensión ha ido en aumento.

   Desde principios del siglo XX, las fases de extensión extrema de las Azores Altas se han vuelto más frecuentes. Esta tendencia se ha vuelto a intensificar desde 1980: en los últimos 25 años ha habido un promedio de 6,4 inviernos con un máximo de Azores extremadamente alto, en los períodos de 25 años anteriores solo hubo 2,6.

   "Estos cambios en el clima del Atlántico Norte no tienen precedentes en los últimos mil años", afirman Cresswell-Clay y sus colegas. Como muestran sus análisis, este aumento de superficie del Alto de Azores va más allá de las fluctuaciones climáticas naturales. "Nuestros resultados muestran que esta expansión está impulsada por factores climáticos externos y que el único factor que puede producir este comportamiento es el aumento de las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera", escriben los investigadores.

   El resultado es particularmente evidente en el clima de España y Portugal: "Las observaciones muestran que las altas temperaturas anormalmente altas de las Azores traen un promedio de 33 por ciento menos de lluvia invernal a la costa oeste de la Península Ibérica", informa el equipo. Porque el aumento de la altura de las Azores está relacionado con la creciente entrada de aire seco de montaña en Europa y un cambio en las trayectorias de las tormentas sobre el Atlántico Norte.

   Como resultado, el aire húmedo que ha estado fluyendo desde el extremo sur de las Azores hacia el suroeste de Europa y la región del Mediterráneo se bloquea y desvía. "Los inviernos cada vez más frecuentes con picos extremadamente extensos en las Azores se corresponden bien con la creciente sequía durante la era industrial", explican Cresswell-Clay y sus colegas.