Actualizado 04/03/2015 13:02 CET

Los chimpancés aplican la segunda Ley de Newton

Chimpancés
Foto: UNIVERSIDAD DE BUFFALO

MADRID, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores han relacionado las leyes del movimiento de Isaac Newton con el comportamiento de adaptación de los chimpancés a la reducción de su hábitat por el cambio climático y la presión humana.

   Un equipo interdisciplinario de investigación se ha fijado en las leyes físicas que gobiernan la materia para explorar una de las facetas de esta pregunta: ¿cómo se agruparán los animales y viajarán por su territorio a medida que el habitat que comparten con otros miembros de su especie se reduce?.

   Para simular el comportamiento del chimpancé, los científicos crearon un modelo informático basado en las ecuaciones utilizadas normalmente para describir el movimiento de los átomos y las moléculas en un espacio confinado.

   "Pensamos que sería interesante ver si podíamos usar el tipo de modelo que utilizamos para la Física para modelar el comportamiento de los animales", dijo Surajit Sen, profesor de Física de la Universidad de Buffalo. "Nos sorprendió gratamente que funciona. Nuestro modelo muestra cómo la competencia por un recurso importante - la comida - afecta a cómo los chimpancés se reparten en un área determinada ".

   La simulación ha replicado con éxito ciertos comportamientos de los chimpancés en la literatura académica que los investigadores han observado en la naturaleza. El modelo podría ampliarse en el futuro para predecir cómo la disminución de un hábitat podría afectar a las poblaciones de chimpancés, dijo Sen.

   La investigación se realizó con Matthew Westley, un estudiante de doctorado de Física de esta universidad, y Anindya Sinha, experto en comportamiento de los primates y profesor y decano en el Instituto Nacional de Estudios Avanzados en Bangalore, India.

MODELADO DE LOS CHIMPANCÉS COMO PARTÍCULAS

   Como explica Westley, la técnica de modelado el equipo utilizó era bastante simple. "Nos inspira cada chimpancé como una partícula que siente atracción o repulsión a otros objetos en los alrededores", dijo. "Decidimos que todos los chimpancés serían atraídos a los alimentos y rechazados por otros chimpancés, que compiten por la comida."

   La ecuación fundamental de la simulación empleada noe s otra que la segunda ley del movimiento de Newton, que establece que la Aceleración es igual a Fuerza dividida entre Masa.

   Los chimpancés fueron las masas en la ecuación, mientras que las fuerzas se correspondían con la atracción y la repulsión a la alimentación de otros chimpancés. Mediante la asignación de valores a cada fuerza y la determinación de la distancia a la que las fuerzas empezaban a afectar a los chimpancés, el equipo fue capaz de simular la dirección y la velocidad a la que los animales se mueven en relación a la alimentación y entre sí.

   La investigación ha sido publicada en "Nature's Longest Threads: New Frontiers in the Mathematics and Physics of Information in Biology".

COMO SE VE EN LA NATURALEZA

  "El modelo reproduce eficazmente algunos comportamientos de los chimpancés se ven en la naturaleza", dijo Sinha.

   "Una vez que la simulación había durado algún tiempo y llegado a un estado de equilibrio, vimos chimpancés que se agruparon en grupos separados en el territorio, tal como lo hacen en la naturaleza", dijo. "También vimos algunos de los miembros de cada grupo de migración unirse a otros grupos".

   Los investigadores también tuvieron éxito en la expansión de su modelo básico para imitar las características observadas de un grupo de chimpancés en Guinea, que tenían acceso limitado a los alimentos.

   Para ello, el equipo hizo cambios que incluyen la reducción del número de fuentes de alimentos disponibles e hicieron que los chimpancés machos y hembras se atrajeran entre sí.

   En equilibrio, esta simulación expandida mostró que muchos chimpancés machos abandonan su grupo para unirse a otro grupo o moverse solos. Tal comportamiento es un tanto inusual para los machos, que tienden a permanecer en sus grupos nativos, pero es exactamente lo que un investigador de primates vio mientras estudiaba los chimpancés en Guinea desde hace más de 20 años.

   "Es un bloqueo mental para nosotros pensar que los seres vivos pueden ser tratados como partículas, pero en realidad, muchas de las decisiones que los animales toman se basan en las atracciones y repulsiones básicas: la atracción a los alimentos y otros recursos, y la repulsión de peligro", dijo Sen. "Yo no quiero filosofar  más allá de eso; es pura coincidencia que el modelo funcione",