Actualizado 11/01/2022 17:09 CET

Un Pacífico recalentado lleva más agua al este de la Península Arabiga

Ciclón tropical alcanzando el este de la Península Arabiga
Ciclón tropical alcanzando el este de la Península Arabiga - NASA

   MADRID, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Aguas más cálidas en el Pacífico tropical central en las últimas décadas han provocado cambios en los chorros de viento atmosférico, trayendo más lluvias invernales al este de la Península Arábiga.

   Comparaciones de datos han demostrado que el cambio de las precipitaciones invernales sobre la Península Arabiga --una de las regiones más áridas del mundo-- desde la década de 1980 puede estar relacionado con un fenómeno oceánico-atmosférico que afecta las temperaturas de la superficie del mar en el Pacífico central y las corrientes en chorro del oeste provenientes del norte de África. Los hallazgos, que podrían ayudar a mejorar las predicciones de lluvia a largo plazo para la región, se publican en Climate Dynamics.

   "Alrededor del 75 por ciento de la lluvia de la península ocurre durante el invierno con una marcada variación espacial, y la precipitación total es relativamente muy pequeña", dice en un comunicado el científico investigador de KAUST (King Abdullah University of Science and Technology), Hari Dasari. "Esta escasa lluvia es de vital importancia para la agricultura local, el agua potable y los ecosistemas. Queríamos investigar los cambios a largo plazo en los patrones de lluvia invernal en toda la península y comprender cómo podrían estar asociados con los fenómenos climáticos".

   El experto en modelado terrestre Ibrahim Hoteit dirigió un equipo de científicos de KAUST para cuantificar los cambios en las precipitaciones invernales sobre la Península Arábiga en las últimas décadas. Accedieron a los datos de lluvia para la región de la Unidad de Investigación Climática de la Universidad de East Anglia, además de las mediciones de lluvia recopiladas por 39 estaciones en toda la península que abarcan el período de 1951 a 2010.

   Encontraron un aumento del 25 al 30 por ciento en las precipitaciones invernales en el este de la Península Arábiga desde 1981, con una disminución simultánea de alrededor del 10 al 20 por ciento en el sur y el noreste.

   Luego, el equipo analizó los patrones climáticos globales y descubrió que estos cambios en las precipitaciones invernales estaban asociados con un patrón cambiante de El Niño en el Océano Pacífico tropical desde mediados de la década de 1970.

   Específicamente, las temperaturas de la superficie del mar se hicieron más cálidas en el Pacífico tropical central, con aguas más frías a ambos lados. En comparación, las temperaturas de la superficie del mar antes de este período eran más cálidas en el Pacífico oriental y más frías en el Pacífico occidental. El cambio provocó un desplazamiento hacia el sur de los vientos del oeste, entre 8 y 10 km sobre la Tierra, que guían los sistemas de baja presión que se sabe que influyen en las precipitaciones en la región.

   "Los eventos de El Niño son los impulsores climáticos mejor pronosticados en la escala interanual, a menudo con plazos de 12 meses o más", dice Hoteit. "Si los modelos climáticos pueden capturar los cambios observados en los vínculos entre las temperaturas de la superficie del mar del Indo-Pacífico y las precipitaciones invernales en la Península Arábiga, podrían ayudarnos a predecir variaciones en las precipitaciones regionales, con implicaciones significativas para sectores como la agricultura y el turismo".

   El equipo continuará mejorando aún más la comprensión de los impulsores oceánicos y atmosféricos de las precipitaciones extremas y los eventos de calor, con el objetivo de explorar sus consecuencias en las condiciones de habitabilidad futuras.

Contador

Para leer más