23 de febrero de 2020
 

Las áreas protegidas del mundo no salvaguardan la biodiversidad

Actualizado 25/06/2014 14:11:23 CET
Parque Natural Tajo Internacional
TAJO INTERNACIONAL

MADRID, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un equipo de científicos advierte de que las áreas protegidas del mundo no están salvaguardando la mayor parte de la biodiversidad en peligro en nuestro planeta. Por ello, los autores de este trabajo recomiendan expandir el área protegida a zonas que contienen un gran número de especies amenazadas que se encuentran actualmente sin protección.

Estos resultados, determinados por expertos de las universidades de Australia James Cook y de Queensland, la Sociedad de Conservación de Vida Silvestre, la Universidad de Stanford, en Estados Unidos; BirdLife Internacional, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, y otras organizaciones, llegan en un momento en que los países están trabajando hacia lo que podría convertirse en la mayor expansión de las áreas protegidas en la historia.

Los autores del nuevo trabajo, publicado en 'Plos Biology', vieron que el 85 por ciento de los 4.118 mamíferos, aves y especies de anfibios del mundo amenazadas no están debidamente protegidos en los parques nacionales existentes, por lo que son vulnerables a la extinción en el corto plazo.

"Nuestro estudio muestra que las áreas protegidas existentes están funcionando muy mal en términos de protección de las especies más amenazadas del mundo", alerta el doctor Oscar Venter, autor principal del estudio. "Esto es preocupante, ya que las áreas protegidas tienen el propósito de actuar como baluartes para las especies vulnerables, pero que claramente no lo son", añade.

Las 193 naciones firmantes del Convenio sobre Diversidad Biológica (CDB, por sus siglas en inglés) se comprometieron en 2010 a aumentar la red de áreas protegidas terrestres del mundo del 13 al 17 por ciento para el año 2020. Sin embargo, mediante el uso de modelos informáticos para simular escenarios futuros de expansión de la protección, los autores descubrieron que estos nuevos parques todavía podrían perder la mayor parte de la biodiversidad no protegida del mundo.

"Nuestros resultados demuestran claramente que si la expansión futura del área protegida continúa de la misma manera que siempre, la cobertura de las especies amenazadas aumentará sólo marginalmente", advierte el profesor James Watson, director del Programa del Cambio Climático de la Sociedad de Conservación de Vida Silvestre, investigador de la Universidad de Queensland, y autor principal del estudio.

"El problema es que los países tienden a favorecer a la tierra que es barata de proteger a la hora de establecer nuevos parques, en lugar de centrarse en un terreno que es importante para la vida silvestre. Lo barato es fácil, pero vimos que no hace mucho por la conservación de especies en peligro", agrega este experto.

La clave para salvaguardar la mayoría de la fauna y la flora del mundo en situación de riesgo es vincular la cobertura de las especies amenazadas de la expansión con áreas protegidas, lo que combinaría dos de los compromisos asumidos por las partes en el CDB, conocidos colectivamente como las Metas de Aichi.

"Al formalizar la interdependencia de proteger tanto las áreas terrestres silvestres y especies amenazadas, podemos aumentar considerablemente las posibilidades de mantener la diversidad biológica de la Tierra para las generaciones futuras", sentencia el profesor Hugh Possingham, de la Universidad de Queensland.

"Cuando se combinan estos objetivos, los países tienen muchas más probabilidades de crear nuevos parques en áreas biológicamente amenazadas, lo que conducirá a dividendos a largo plazo en la conservación global", agrega este especialista.