Patrones sísmicos se asocian a erupciones en volcanes inactivos

Monitores en el volcán Santa Helena
MARC BIUNDO/ USGS
Publicado 21/04/2016 10:51:18CET

   MADRID, 21 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Más del 90 por ciento de erupciones en volcanes inactivos están precedidas por sismos volcánico-tectónicos de alto grado (de magnitud 3 o más) en las fallas cercanas, pero no en virtud de los volcanes.

   Es la conclusión de una investigación de Randall White, del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés), presentada en la reunión anual de 2016 de la Sociedad Americana de Sismología.

   Otras oleadas de actividad sísmica de baja frecuencia se producen cuando el magma se introduce en la roca e interactúa con las diferentes partes de la corteza terrestre, según los resultados de White, procedentes del análisis de más de 35 erupciones de 24 volcanes inactivos durante los últimos 20 años.

   Los científicos que analizan los datos de las redes sísmicas son cada vez más capaces de detectar la actividad volcánica e identificar la fuente y la estructura de la "fontanería" existente por debajo de los volcanes del mundo. Pero la pregunta crítica sigue siendo si estos datos pueden ayudan a predecir cuándo un volcán está cerca de erupcionar.

   En este foro sobre volcanes que se celebra desde el miércoles hasta el viernes en Reno, Nevada, Estados Unidos, los científicos describen cómo están utilizando nuevas herramientas y reutilizando otras para concentrarse en la secuencia de eventos que precede a una erupción volcánica.

   Los sismólogos están buscando patrones de actividad sísmica para comparar con erupciones anteriores con el fin de determinar cuándo un determinado volcán podría entrar en erupción, así como patrones más grandes que pudieran emplearse para predecir cuando es posible que ciertos tipos de volcanes erupcionen.

   "En los últimos diez años, ha habido muchos más sismógrafos colocados en volcanes", dice Weston Thelen, geofísico del Servicio Geológico Estados Unidos. "Estamos buscando señales de erupción a partir de terremotos que otros podrían estimar que son demasiado pequeños como para tenerlos en cuenta, pero queremos utilizar todas las señales diferentes que están por ahí", añade.

   En el volcán Monte St. Helens del estado de Washington y el volcán Little Sitkin en las islas Aleutianas occidentales de Alaska, los investigadores analizando en detalle los pequeños terremotos conectados que parecen preceder a muchas erupciones. Estos enjambres pueden ir y venir por debajo de un volcán sin estar conectados a una erupción, pero, por ello los sismólogos querrían aprender más acerca qué podría indicar cada especie de enjambre acerca de la dirección y la velocidad del magma en movimiento.

   En el Monte St. Helens, investigadores de la Universidad de Washington están desarrollando una herramienta de código abierto llamada REDPy ('Repeating Earthquake Detector in Python') para analizar estos enjambres en el volcán en tiempo casi real, para calcular cómo el número y tamaño de los grupos de terremotos podrían estar relacionados con el tiempo de la erupción.

   Un enjambre de 2014 por debajo de Mammoth Mountain en California permitió al científico del USGS David Shelly y sus colegas rastrear la compleja relación entre el movimiento del fluido y la activación de la falla en el domo de lava fuertemente vigilada. Su análisis arrojó un conjunto de más de 6.000 sismos localizados con precisión que ayudó a trazar una onda de propagación de terremotos a lo largo de múltiples fallas durante la secuencia de enjambre.