La vida en la Tierra profunda constituye una asombrosa masa de carbono

Actualizado 10/12/2018 17:16:28 CET
Bacteria que vive en fracturas a gran profundidad
GREG WANGER, CALIFORNIA INSTITUTE OF TECHNOLOGY, U

   MADRID, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Las bacterias 'zombies' y otras formas de vida constituyen una inmensa cantidad de carbono en las profundidades del subsuelo de la Tierra: de 245 a 385 veces mayor que la de todos los seres humanos.

   Es la conclusión de científicos que se acercan al final de una colaboración internacional de diez años para revelar los secretos más íntimos de la Tierra.

   En la víspera de la reunión anual de la Unión Geofísica Americana, científicos del 'Deep Carbon Observatory' informan en un comunicado sobre varios descubrimientos transformacionales, incluida la cantidad y el tipo de vida que existe en el subsuelo profundo, en los extremos más grandes de presión, temperatura y baja disponibilidad de nutrientes.

   Al perforar 2,5 kilómetros en el lecho marino y tomar muestras de microbios de minas continentales y pozos de más de 5 kilómetros de profundidad, los científicos han utilizado los resultados para construir modelos del ecosistema en las profundidades del planeta.

   Con información a partir de cientos de sitios bajo los continentes y los mares, han aproximado el tamaño de la biosfera profunda (de 2 a 2.300 millones de kilómetros cúbicos (casi el doble del volumen de todos los océanos), así como la masa de carbono de la vida profunda: de 15 a 23.000 millones de toneladas (un promedio de al menos 7,5 toneladas de carbono por kilómetro cúbico bajo la superficie).

   El trabajo también ayuda a determinar los tipos de entornos extraterrestres que podrían sustentar la vida. Entre muchos descubrimientos e ideas clave están que la biosfera profunda constituye un mundo que puede verse como una especie de "Galápagos subterráneos" e incluye miembros de los tres dominios de la vida: bacterias y arqueas (microbios sin núcleo unido a la membrana) y eucariotas (microbios u organismos multicelulares con células que contienen un núcleo, así como organelos unidos a la membrana).

DOS MICROBIOS DOMINAN LA TIERRA PROFUNDA

   Dos tipos de microbios, bacterias y arqueas, dominan la Tierra Profunda. Entre ellos hay millones de tipos distintos, la mayoría aún por descubrir o caracterizar. Esta llamada "materia oscura" microbiana expande dramáticamente nuestra perspectiva sobre el árbol de la vida. Los científicos de 'Deep Life' dicen que alrededor del 70 por ciento de las bacterias y arqueas de la Tierra viven en el subsuelo.

   Los microbios profundos a menudo son muy diferentes de sus primos de superficie, con ciclos de vida en escalas de tiempo casi geológicas, que en algunos casos se alimentan solo con energía de las rocas. La diversidad genética de la vida debajo de la superficie es comparable o superior a la de la superficie. Aunque las comunidades microbianas subsuperficiales difieren mucho entre entornos, ciertos géneros y grupos taxonómicos superiores son ubicuos: aparecen en todo el planeta.

   La riqueza de la comunidad microbiana se relaciona con la edad de los sedimentos marinos donde se encuentran las células, lo que sugiere que, en los sedimentos más antiguos, la energía de los alimentos ha disminuido con el tiempo, lo que reduce la comunidad microbiana. Los límites absolutos de la vida en la Tierra en términos de temperatura, presión y disponibilidad de energía aún no se han encontrado; los registros se rompen continuamente.

   Un favorito para el organismo más caliente de la Tierra en el mundo natural es 'Geogemma barossii', un organismo unicelular que prospera en los respiraderos hidrotermales en el fondo marino. Sus células, pequeñas esferas microscópicas, crecen y se replican a 121 grados Celsius (21 grados más que el punto de ebullición del agua). La vida microbiana puede sobrevivir hasta 122 ° C, el récord alcanzado en un cultivo de laboratorio (en comparación, el lugar más cálido de la superficie de la Tierra en un desierto iraní deshabitado es de 71 ° C: la temperatura de un filete bien hecho).

   La profundidad récord a la que se ha encontrado vida en el subsuelo continental es de aproximadamente 5 kilómetros; el récord en aguas marinas es de 10,5 km desde la superficie del océano, una profundidad de presión extrema; a 4.000 metros de profundidad, por ejemplo, la presión es aproximadamente 400 veces mayor que a nivel del mar. Los científicos comprenden mejor el impacto en la vida en las ubicaciones subsuperficiales manipuladas por los humanos (por ejemplo, lutitas fracturadas, captura y almacenamiento de carbono).

   La precisión cada vez mayor y el costo decreciente de la secuenciación de ADN, junto con los avances en las tecnologías de perforación en aguas profundas (pioneras en el buque científico japonés Chikyu, diseñado para perforar en el fondo en algunas de las regiones más sísmicamente activas del planeta) hicieron posible que los investigadores vieran por primera vez la composición de la biosfera profunda.

   Uno de los autores de este trabajo, Mitch Sogin, del Laboratorio de Biología Marina Woods Hole, en Estados Unidos, copresidente de la comunidad 'Deep Life' de DCO con más de 300 investigadores en 34 países, señala: "Explorar el subsuelo profundo es similar a explorar la selva amazónica. Hay vida en todas partes y en todas partes hay una abundancia impresionante de organismos inesperados e inusuales".