Los árboles viejos toleran mejor la sequía que los jóvenes

El Tocón De Un Enebro De 500 Años En La Meseta Tibetana, China. La Deforestación Ha Rejuvenecido Los Bosques Y También Ha Tenido Un Impacto Negativo En Las Funciones Asociadas De Los Ecosistemas Y La Biodiversidad.
El Tocón De Un Enebro De 500 Años En La Meseta Tibetana, China. La Deforestación Ha Rejuvenecido Los Bosques Y También Ha Tenido Un Impacto Negativo En Las Funciones Asociadas De Los Ecosistemas Y La Biodiversidad. - TSUN FUNG AU
Publicado: jueves, 1 diciembre 2022 17:34

   MADRID, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Un análisis de más de 20.000 árboles de los cinco continentes muestra que los viejos son más tolerantes a la sequía que los más jóvenes en el dosel del bosque y soportar mejor extremos climáticos.

   Según el ecólogo forestal de la Universidad de Michigan Tsun Fung (Tom) Au, becario postdoctoral del Instituto de Biología del Cambio Global, estos resultados --publicados en Nature Climate Change-- ponen de relieve la importancia de preservar los bosques antiguos que quedan en el mundo, que son baluartes de la biodiversidad y almacenan grandes cantidades de carbono que calientan el planeta.

   "El número de bosques antiguos del planeta está disminuyendo, mientras que se prevé que las sequías serán más frecuentes e intensas en el futuro --recuerda Au, autor principal del estudio--. Dada su gran resistencia a la sequía y su excepcional capacidad de almacenamiento de carbono, la conservación de los árboles más viejos del dosel superior debería ser la máxima prioridad desde la perspectiva de la mitigación del clima".

   Los investigadores también descubrieron que los árboles más jóvenes de la copa -si consiguen sobrevivir a la sequía- mostraban una mayor resistencia, definida como la capacidad de volver a las tasas de crecimiento anteriores a la sequía.

   Mientras que la deforestación, la tala selectiva y otras amenazas han provocado el declive global de los bosques antiguos, la posterior reforestación -ya sea por sucesión natural o por plantación de árboles- ha dado lugar a bosques dominados por árboles cada vez más jóvenes.

   Por ejemplo, la superficie cubierta por árboles más jóvenes (menores 140 años) en la capa superior del dosel de los bosques templados de todo el mundo ya supera con creces la superficie cubierta por árboles más viejos. A medida que la demografía de los bosques siga cambiando, se espera que los árboles más jóvenes desempeñen un papel cada vez más importante en el secuestro de carbono y el funcionamiento de los ecosistemas.

   "Nuestras conclusiones -que los árboles más viejos del dosel superior son más tolerantes a la sequía, mientras que los árboles más jóvenes del dosel superior son más resistentes a la sequía- tienen importantes implicaciones para el futuro almacenamiento de carbono en los bosques --resalta Au en un comunicado--. Estos resultados implican que, a corto plazo, el impacto de la sequía en los bosques puede ser grave debido a la prevalencia de los árboles más jóvenes y su mayor sensibilidad a la sequía. Pero a largo plazo, esos árboles más jóvenes tienen una mayor capacidad para recuperarse de la sequía, lo que podría ser beneficioso para las reservas de carbono", sugiere.

   Según Au y sus colegas, habrá que seguir estudiando estas implicaciones, dado que el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático ha identificado la reforestación como una posible solución basada en la naturaleza para ayudar a mitigar el cambio climático.

   El Plan de Implementación de Sharm el-Sheikh, publicado durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2022 en Egipto (COP27), también reafirmó la importancia de mantener la cubierta forestal intacta y el almacenamiento de carbono asociado como salvaguarda social y medioambiental.

   "Estas conclusiones tienen implicaciones en la forma en que gestionamos nuestros bosques. Históricamente, hemos gestionado los bosques para promover las especies de árboles que tienen la mejor calidad de madera --subraya Justin Maxwell, de la Universidad de Indiana, autor principal del estudio--. Nuestros hallazgos sugieren que la gestión de los bosques por su capacidad de almacenar carbono y ser resistentes a la sequía podría ser una herramienta importante para responder al cambio climático, y pensar en la edad del bosque es un aspecto importante de cómo el bosque responderá a la sequía".

   Los investigadores utilizaron datos de anillos de árboles a largo plazo del Banco Internacional de Datos de Anillos de Árboles para analizar la respuesta del crecimiento de 21.964 árboles de 119 especies sensibles a la sequía, durante y después de las sequías del siglo pasado. Se centraron en los árboles del dosel superior. El dosel del bosque es una zona multicapa, estructuralmente compleja y ecológicamente importante, formada por copas de árboles maduros y superpuestos.

   Los árboles de las copas superiores se dividieron en tres grupos de edad -jóvenes, intermedios y viejos- y los investigadores examinaron la influencia de la edad en la respuesta a la sequía de diferentes especies de frondosas y coníferas.

   Descubrieron que los árboles jóvenes del dosel superior experimentaban una reducción del 28% del crecimiento durante la sequía, en comparación con la reducción del 21% del crecimiento de los viejos. La diferencia del 7% entre los jóvenes y los viejos aumentó hasta el 17% durante la sequía extrema.

   Aunque estas diferencias relacionadas con la edad pueden parecer menores, cuando se aplican a escala global podrían tener "enormes impactos" en el almacenamiento regional de carbono y en el presupuesto global de carbono, según los autores del estudio. Esto es especialmente cierto en los bosques templados, que se encuentran entre los mayores sumideros de carbono del mundo.

   En el estudio, las diferencias de respuesta a la sequía relacionadas con la edad en las coníferas fueron menores que en las frondosas, probablemente porque los árboles con agujas tienden a habitar entornos más áridos, dicen los investigadores.

Más información