Actualizado 01/07/2022 17:35

Raros ancestros de las palomas se refugian en pequeñas islas escocesas

Palomas bravías
Palomas bravías - WIKIPEDIA

   MADRID, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores dirigidos por miembros del Departamento de Biología de la Universidad de Oxford han encontrado colonias raras de ancestros salvajes de las palomas domésticas comunes y asilvestradas.

   Ya extinta en Inglaterra y Gales, la paloma bravía (Columba livia) salvaje se ha encontrado en islas aisladas de Escocia e Irlanda, lo que proporciona información sobre cómo llegó a ser la paloma doméstica.

   Las palomas "salvajes" se originan a partir de aves domésticas escapadas y se pueden ver en pueblos y ciudades de todo el mundo. Estas palomas domésticas descienden de las palomas bravías salvajes, que anidan en cuevas marinas y zonas montañosas.

   A pesar del éxito de las palomas salvajes, la paloma bravía ha ido disminuyendo en toda su área de distribución global, que alguna vez abarcó vastas áreas de África, Asia y Europa. El estudiante de doctorado en Filosofía y autor principal de la Universidad de Oxford, Will Smith, dice que "estudiar el declive de la paloma bravía ha sido un desafío para los investigadores debido al extenso mestizaje y reemplazo con palomas salvajes".

   Las palomas bravías ahora persisten solo en poblaciones pequeñas y relictas donde las palomas salvajes aún no han podido colonizar. De hecho, debido al cruce de palomas salvajes y palomas bravías, y sus híbridos resultantes, muchos ornitólogos creen que no quedan palomas bravías verdaderamente salvajes. Sin embargo, hay colonias potenciales en ciertos lugares, incluyendo, en Europa, las Islas Feroe, partes del Mediterráneo y partes de Escocia e Irlanda.

   Los investigadores estudiaron poblaciones de aves que se cree que son palomas bravías en Escocia e Irlanda mediante el análisis de ADN para determinar si las aves eran realmente salvajes y para estimar cuánta influencia genética de palomas asilvestradas habían experimentado diferentes poblaciones salvajes.

   A través de una combinación de expediciones y la colaboración con los anilladores de aves del British Trust for Ornithology, el equipo de investigación capturó palomas salvajes y palomas bravías putativas en lugares como North Uist en las Hébridas Exteriores, Orcadas y Cape Clear Island.

   El equipo tomó muestras de plumas de las aves para el análisis de ADN. Al secuenciar el ADN de las palomas, pudieron mostrar las diferencias entre las palomas salvajes y las palomas bravías, y también medir el grado de mestizaje entre las dos formas de la especie.

   Los resultados confirmaron que las palomas bravías del Reino Unido e Irlanda descienden del linaje no domesticado del que se originan todas las palomas salvajes y domésticas, con diversos grados de mestizaje. Las palomas bravías de Orcadas han experimentado un extenso mestizaje con palomas salvajes y corren el riesgo de hibridarse hasta el punto de su extinción como un linaje distinto. En contraste, las palomas bravías en las Hébridas Exteriores, pertencientes a Escocia, permanecen casi libres de la influencia de las palomas salvajes.

   "Identificamos la ascendencia de las palomas salvajes en la mayoría de las poblaciones de palomas bravías escocesas e irlandesas que muestreamos, y ha habido palomas salvajes en Europa durante cientos de años. Por lo tanto, fue realmente sorprendente descubrir que las palomas bravías de las Hébridas Exteriores mostraban signos insignificantes de hibridación", explicó Will Smith.

   Sin embargo, se han reportado palomas salvajes en estas islas con una frecuencia cada vez mayor, por lo que podría ser que, como resultado, la distribución de palomas bravías salvajes en el Reino Unido continúe disminuyendo.

   El registro de su distribución y estado genético ayudará a monitorear las poblaciones restantes de paloma bravía y alentará los esfuerzos para comprender las posibles poblaciones relictas en otros lugares.

   En el contexto más amplio de la conservación, una mayor comprensión de la "extinción por hibridación" ayudará a los esfuerzos para evitar que muchas otras plantas y animales, como el gato montés escocés, sufran el mismo destino que la paloma bravía.

   El artículo se publica en iScience.