Actualizado 21/03/2011 14:34 CET

Un año sin noticias del Spirit desde Marte

Spirit
NASA

MADRID, 21 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las esperanzas de revivir al robot marciano de la NASA Spirit se han reducido aún más una vez que la semana pasada se sobrepasó el punto en que la configuración local del vehículo recibió el máximo de luz solar para el presente año marciano.

El equipo del rover ha intentado ponerse en contacto con Spirit durante meses con estrategias basadas en la posibilidad de que la creciente disponibilidad de energía pudiera activar el explorador de su estado de hibernación. El equipo ha cambiado a las estrategias de comunicación diseñadas para hacer frente a más de un problema en el vehículo. Si no hay señales en un mes o dos, el equipo del Jet Propulsion Laboratory de la NASA, en Pasadena, California, se concentrará ya en las operaciones del vehículo restante, el Opportunity.

"Los comandos que estamos enviando a partir de esta semana deben trabajar en un escenario de múltiples fallos en el transmisor principal de Spirit, que ya no funciona, mientras el reloj de la misión ha perdido la noción del tiempo o ha derivado de manera significativa", dijo John Callas, director del proyecto Spirit y Opportunity.

Spirit aterrizó en Marte 4 de enero de 2004 con una misión diseñada para una duración de tres meses. Después de lograr sus metas principales de la misión, Spirit ha trabajado durante más de cinco años gracias a su buen comportamiento.

Sin embargo, Spirit no se ha comunicado con la Tierra desde el 22 de marzo 2010. La potencia de salida de su panel solar se había ido desvaneciendo antes, y se esperaba que el vehículo entrase en un modo de hibernación de baja potencia. Con unos motores de tracción en dos de sus seis ruedas que ya no funcionan, el Spirit no había podido en meses anteriores realizar maniobras para tratar de salir de una trampa de arena. El vehcíulo no pudo llegar a una inclinación favorable para sus paneles solares de cara a una invierno marciano que se acercaba.

Durante el invierno marciano, con la mayoría de los calentadores apagados, el vehículo se vió sometido a las temperaturas más frías desde su llegada a Marte. El frío podría haber dañado cualquiera de los varios componentes electrónicos que, si sufren daños, puedan impedir el restablecimiento de la comunicación.

Sin embargo, los intentos de recuperar el contacto han seguido durante más de ocho meses ante la posibilidad de que el aumento estacional de la energía solar disponible en la localización de Spirit permitiría revivir el rover. Las antenas del sistema Deep Space Network en California, España y Australia han estado escuchando durante Espíritu diariamente. El equipo del rover ha enviado órdenes para obtener una respuesta del vehículo, incluso si hubiese perdido la noción del tiempo, o si su receptor se hubiera degradado en la respuesta de frecuencia.