Artemis, el satélite que volvió a nacer, cumple diez años

Satélite Artemis
ESA
Actualizado: martes, 12 julio 2011 13:35

MADRID, 12 Jul. (EUROPA PRESS) -

El satélite pionero de la Agencia Espacial Europea Artemis ha cumplido este 12 de julio una década en el espacio. La Misión de Tecnología y Retransmisión Avanzada fue un gran avance en los satélites de telecomunicaciones para Europa, llena de nuevas tecnologías, tales como enlaces por láser y propulsores de iones para su prueba en el espacio.

Un problema de lanzamiento el 12 de julio del 2001 casi acabó con la misión antes de que comenzara, cuando la etapa superior del cohete Artemis inyectó el satélite en una órbita de transferencia baja. Para cualquier satélite convencional, esto hubiera resultado en la pérdida de la misión.

Pero gracias a la combinación de tecnologías avanzadas de satélite y los procedimientos de recuperación únicos diseñados por el equipo de control, el satélite tuvo una segunda oportunidad y fue lenta y cuidadosamente dirigido durante más de 18 meses hasta su posición de funcionamiento previsto.

Apodada 'misión imposible' en su momento, y a pesar de los daños registrados en los equipos a bordo, Artemis se ha demostrado fundamental para la puesta a punto de nuevas tecnologías y continúa funcionando en la actualidad.

Artemis consiguió unas cuantas primicias en el espacio durante su proceso de recuperación. Se creó el primer enlace de datos por láser entre satélites en órbitas diferentes. Fue el primer satélite de telecomunicaciones en ser ampliamente reprogramado en órbita, y también el primero en utilizar la propulsión iónica para alcanzar la órbita geoestacionaria, a 36.000 kilómetros, después de sobrevivir a la más larga deriva hasta su destino de la historia de los satélites.

Gracias a la retransmisión de láser, las imágenes de la Tierra recogidas por Envisat a 35.000 kilómetrtos por debajo fueron entregadas por Artemis casi en tiempo real y a un ritmo elevado.

El mismo servicio se proporcionó con el sistema de observación por satélite de Francia SPOT-4, junto con un segundo enlace a través de otra carga útil experimental, esta vez en frecuencias de radio.

Artemis también proporcionó las comunicaciones entre los controladores de tierra y los vehículos automatizados de transferencia de carga que han volado a la Estación Espacial Internacional, informa la ESA.