Un eclipse permite tomarle huellas a la Tierra para buscar planetas similares

Actualizado 10/06/2009 20:46:43 CET

MADRID, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Instituto de Astrofísica de Canarias liderados por Enric Pallé han medido el espectro de emisión de la Tierra gracias a un eclipse lunar que se produjo el 16 de agosto de 2008. Su investigación, que se publica en la revista 'Nature', allana el camino para el descubrimiento de vida en planetas extrasolares similares a la Tierra.

El trabajo aparece en el contexto de la búsqueda y caracterización de exoplanetas alrededor de otras estrellas. En particular en el diseño de estrategias para detectar rasgos biológicos, es decir vida, fuera del Sistema Solar. Además, también tiene aplicaciones para el estudio del clima y el balance energético del planeta.

El espectro de transmisión de un planeta proporciona información sobre la composición química de su atmósfera y con su trabajo los españoles han descubierto las 'huellas dactilares' de la atmósfera superior de la Tierra y de su principal constituyente atmosférico, el nitrógeno.

El equipo de Enric Pallé observó la luz reflejada de la Luna hacia la Tierra durante un eclipse lunar que se produjo el 16 de agosto de 2008. Esto les permitió medir el espectro de la Tierra como si se observara desde una distancia astronómica durante un tránsito frente al Sol.

Según explicó a Europa Press Enric Pallé, director del trabajo, "hemos obtenido el espectro de transmisión del planeta Tierra, tal y como lo vería un observador extraterrestre desde una distancia astronómica". Según señala Pallé, la presencia de vida en la superficie terrestre está implícita de forma manifiesta en el espectro. "Rasgos biológicos como el oxígeno y el metano están claramente reflejados y serán mas fáciles de medir en planetas extrasolares de lo que se pensaba hasta ahora".

Entre las novedades que aporta el estudio se incluye una visión mucho más positiva sobre las posibilidades reales de detectar la presencia de vida en otros mundos parecidos a la Tierra.

Los investigadores han descubierto que la capa ionosférica terrestre y algunos compuestos químicos poco abundantes también dejan huellas en el espectro terrestre, lo que ayudará a caracterizar no sólo la presencia de vida sino también el clima y la evolución de esos exoplanetas.

El estudio permite conocer por primera vez en detalle cómo son los rasgos característicos del espectro terrestre en transmisión. Según señala el investigador, "esa será nuestra guía practica, nuestra 'piedra de Rosetta' para diseñar instrumentación y telescopios capaces de buscar e identificar esos mismos rasgos en planetas extrasolares y extraer una conclusión fundamental: ¿existe vida fuera de la Tierra?".