Actualizado 28/10/2008 21:00 CET

Un experto británico apuesta por aviones alimentados con energía nuclear para reducir las emisiones de carbono

EP

LONDRES, 28 Oct. (OTR/PRESS) -

Coger un avión, sentarse a escasos metros de un reactor nuclear y hacer un vuelo desde Londres a Australia sin escalas, ya que el avión no necesita bajar a la tierra para repostar. Ésta es la propuesta de Ian Poll, profesor de Ingeniería Aeronáutica de la Universidad de Cranfield y jefe de tecnología del proyecto Omega, financiado por el Gobierno Británico. Poll apuesta por emplear la energía nuclear en los aviones, reduciendo a cero las emisiones de carbono a la atmósfera por el transporte aéreo y mitigando el calentamiento global.

Según Poll, los experimentos realizados durante la Guerra Fría demostraron que no existen obstáculos insuperables para el desarrollo de la energía nuclear en aviones. Tanto Estados Unidos como la Unión Soviética empezaron a desarrollar bombarderos movidos por energía nuclear en la década de los 50. La idea era que estos aparatos se mantuvieran en vuelo durante largos periodos de tiempo. Estados Unidos hizo pruebas en suelo y en vuelo aunque estos programas de pruebas fueron abandonados en la década de 1960.

Pero ahora Poll recuerda que tenemos que buscar una solución a las emisiones de la aviación, permitiendo seguir volando con impacto cero sobre el medio ambiente. "Necesitamos un diseño energético que no se base en el queroseno, y creo que la energía nuclear es la respuesta. La idea fue demostrada hace 50 años, pero tendrían que pasar unos 30 años para persuadir a la opinión pública de volar con energía nuclear", aseguró Poll en una entrevista a The Times recogida por otr/press. Por ello, según el profesor Poll, el gran reto es demostrar a los pasajeros y a la tripulación que estarían suficientemente protegidos de los reactores nucleares, que se colocarían en las alas.

Ante el riesgo que supondría un impacto del avión, Poll asegura que estos peligros podrían redudicrse mediante el lanzamiento de los reactores con paracaídas.

Pero no todos se muestran partidarios del uso de la energía nuclear para los aviones de pasajeros. El editor técnico de la revista 'Flight International', Rob Coppinger, asegura que es más probable que los reactores nucleares se instalen en vehículos aéreos no tripulados, utilizados para el reconocimiento o para el combate donde habría menos necesidad de blindaje que para un avión de pasajeros.