Actualizado 14/02/2002 14:08

Un experto en Radiología asegura que las ondas electromagnéticas de telefonía móvil "sólo pueden producir calor"

SEVILLA, 14 Feb. (EUROPA PRESS) -

El catedrático de Radiología y Medicina Física de la Universidad

de Sevilla, Juan Ramón Zaragoza, aseguró ayer que las ondas

electromagnéticas derivadas de la telefonía móvil sólo pueden

producir calor en el organismo humano, "pero la elevación de la

temperatura es tan pequeña que se disipa inmediatamente".

En declaraciones a Europa Press, Zaragoza insistió en que "el

hecho de que estas ondas electromagnéticas produzcan cáncer es

totalmente imposible".

Según el experto, el usuario del teléfono móvil sufre radiaciones

de la antena de telefonía --que suelen tener una frecuencia de 900 a

1.800 KHz-- y del propio teléfono, que aumenta cuando se está lejos

de la antena, aunque insistió en que el efecto que se produce es sólo

una elevación de la temperatura.

Además, según el especialista de la Universidad de Sevilla, otros

efectos como cefalea o insomnio "son también imposibles". En este

sentido, Zaragoza insistió en que, de forma experimental, sólo se ha

detectado como efecto secundario contracturas musculares, pero con

fuentes de ondas electromagnéticas mucho más elevadas que las de la

vida cotidiana.

La aparición de cefaleas e insomnio, según Zaragoza, "ha de

responder a criterios subjetivos de quien las padece". Si bien, para

el especialista, es necesario estudiar estos problemas para

determinar su origen, "que estará en otros aspectos distinto a las

ondas electromagnéticas como problemas vertebrales o de visión".

El experto en Medicina Física y Radiología destacó además que la

alarma social se ha generado por la confusión respecto a la palabra

"radiaciones" y su relación con efectos cancerígenos, así como con la

"desafortunada alianza" en casos como los del colegio de Valladolid.