Actualizado 20/04/2006 15:26 CET

Expertos en Psicología condicionan las actitudes violentas al entorno social del individuo y no a la genética

PONTEVEDRA, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

El biólogo y profesor de las universidades de Santiago de Compostela y de Illinois Héctor Caruncho explicó ayer que, según estudios científicos, la violencia "no tiene nada que ver" con la genética sino "con el entorno que rodea a la persona y con sus experiencias en la vida".

Una ponencia de este experto centró hoy la tercera jornada de la Semana Galega de Filosofía que, bajo el tema genérico 'Filosofía y Violencia', analizó la relación entre el entorno social y la genética para explicar el comportamiento violento de los seres humanos.

"En el 95% por ciento de los casos la violencia viene determinada por factores externos al propio individuo", explicó, y concluyó que "una persona no nace violenta sino que se hace".

El profesor Caruncho rechazó la idea de que determinadas características físicas podrían indicar que una persona es violenta, ya que en su opinión, aunque los antecedentes familiares pueden en cierta medida provocar un comportamiento agresivo en una persona, sin embargo considera que "son los factores sociales los que determinan finalmente el carácter agresivo de las personas".

En su disertación, el ponente refirió que gran parte de la violencia existente hoy en día en la sociedad está determinada por "el ritmo de vida actual, que potencia la competitividad y la agresividad entre las personas". Además, añadió que "es ahí donde reside la base del comportamiento potencialmente agresivo".

Con respecto a la violencia doméstica señaló que el aumento de casos en España se debe a que "durante los 40 años de dictadura el rol del hombre y de la mujer estaba muy marcado y definido, y ahora que las cosas están cambiando a muchos españoles les cuesta adaptarse".