Actualizado 13/06/2013 22:32 CET

Investigadores auguran que los recortes en ciencia básica no potenciarán la innovación en España

MADRID, 13 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los investigadores Luis Santamaría, presidente de la Asociación para el Avance de la Ciencia y la Tecnología en España; Mario Díaz presidente del Comité Científico de la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife) y Fernando Valladares, presidente de la Asociación Española de Ecología Terrestre (AEET) han publicado un artículo en la revista 'Science' en el que auguran que los recortes en ciencia básica no potenciarán la innovación en España.

En el texto, que se publicará en la edición de este viernes, 14 de junio, los expertos critican "el negativo efecto" que está causando el recorte de fondos destinados a investigación en España. Según los autores, a finales del siglo XX, la suma de factores históricos y una financiación escasa convirtieron a España en un país "rezagado en ciencia e innovación".

Durante la primera década de este siglo, nuevos programas de reclutamiento y el aumento de la financiación "crearon, por primera vez, una profunda diferencia". Los autores del texto señalan que numerosos científicos formados fuera del país se incorporaron a su sistema de I+D, multiplicando su producción y calidad.

En este punto, indican que, entre 1998 y 2008, el gasto en I+D+i se triplicó, causando la duplicación de su producción científica, calidad científica e innovación. Sin embargo, prosiguen, la reciente crisis financiera "redujo el gasto en I+D+I drásticamente, haciéndolo retornar a los niveles de hace 10 años".

Además, consideran que los últimos planes del Ministerio de Economía se centran en "podar" el sistema español de I+D+i y redirigir los fondos públicos hacia I+D+i privada, basada en objetivos empresariales.

Según los investigadores, en lugar de crear una dicotomía innecesaria entre investigación básica e innovación, las políticas públicas deberían abordar los factores clave que limitan la mejora de ambas. Así, consideran que las políticas de investigación deberían centrarse en reducir los trámites burocráticos necesarios para obtener y gastar los fondos de I+D+i, proporcionar apoyo institucional para la internacionalización y corregir la falta de meritocracia en el sistema de recursos humanos.

En este punto, señalan que las políticas de innovación deberían centrarse en introducir incentivos eficaces para atraer inversiones privadas, ligar la inversión pública en el sector privado a programas de seguimiento y evaluación (que limiten tanto la infrautilización del gasto presupuestado como el desplazamiento del gasto privado por gasto público) y apoyar las frágiles sinergias existentes entre los sectores privado y público.

Estas mejoras deberían complementar, en lugar de reemplazar, la mejora sostenida del gasto en I+D+i, "una medida indispensable si España quiere evitar ser desbordada por el gran esfuerzo y progreso en I+D+i de las economías emergentes", según los investigadores.