Luz sobre el misterio de las galaxias masivas desparecidas

Actualizado 25/07/2013 16:46:51 CET
ESO/ALMA

MADRID, 25 Jul. (EUROPA PRESS) -

Nuevas observaciones del telescopio ALMA en Chile han proporcionado a los astrónomos la mejor visión obtenida hasta el momento de cómo puede la fuerte formación estelar arrancar el gas de una galaxia y dejar a las futuras generaciones de estrellas sin el combustible necesario para formarse y crecer. Estos datos ayudan a explicar la extraña escasez de galaxias muy masivas en el Universo.

Las galaxias --sistemas como nuestra Vía Láctea que contienen cientos de miles de millones de estrellas-- son las piezas básicas del cosmos. Una de las metas más ambiciosas de la astronomía contemporánea es comprender la forma en la que las galaxias crecen y evolucionan, siendo la formación estelar una de las cuestiones clave: ¿Qué determina el número de nuevas estrellas que se formarán en una galaxia?

La Galaxia del Escultor, también conocida como NGC 253, es una galaxia espiral situada a una distancia de unos 11,5 millones de años luz del Sistema Solar. Según han explicado los expertos, es uno de los vecinos intergalácticos más próximos, y la galaxia con estallido de formación estelar más cercana visible desde el hemisferio sur.

Utilizando el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA) los astrónomos han descubierto humeantes columnas de gas denso y frío huyendo del centro del disco galáctico.

"Con la extraordinaria resolución y precisión de ALMA, se puede ver claramente, y por primera vez, concentraciones masivas de gas frío expulsadas por ondas expansivas de intensa presión creadas por las estrellas jóvenes", ha explicado uno de los autores del trabajo, Alberto Bolatto.

"La cantidad de gas que medimos nos proporciona muestras evidentes de que algunas galaxias en crecimiento lanzan más gas del que absorben. Es posible que estemos viendo un ejemplo actual de algo muy común que ocurría en el universo temprano", ha añadido.

Estos resultados, que han sido publicadas en 'Nature', pueden ayudar a explicar por qué los astrónomos han encontrado tan pocas galaxias altamente masivas en el cosmos. Los modelos por ordenador muestran que las galaxias más viejas y rojas deberían tener mucha más masa y más estrellas que lo que observamos actualmente.

Al parecer los vientos galácticos o los escapes de gas son tan fuertes que privan a la galaxia del combustible necesario para la formación de la siguiente generación de estrellas.