24 de febrero de 2020
 

La NASA descarta riesgo para la Tierra por supernovas

Actualizado 16/12/2011 20:16:52 CET
Supernova
NASA

MADRID, 16 Dic. (EUROPA PRESS) -

Dada la increíble cantidad de energía que se libera en la explosión de supernova - tanta como el sol produce durante toda su vida - otra teoría del fin del mundo errónea es que tal explosión podría ocurrir en 2012, acabando con la vida en la Tierra.

Sin embargo, dada la inmensidad del espacio y los largos tiempos entre las supernovas, los astrónomos pueden decir con certeza que no hay ninguna estrella amenazante suficientemente cerca como para dañar a la Tierra.

Los astrónomos estiman que, en promedio, alrededor de uno o dos supernovas explotan cada siglo en nuestra galaxia. Sin embargo, para que la capa de ozono de la Tierra se viera dañada por un evento de este tipo, la explosión debería ocurrir a menos de 50 años luz de distancia. Todas las estrellas cercanas capaces de convertirse en supernova están mucho más lejos.

Cualquier planeta con vida en cuyas inmediaciones se produjera una supernova sufriría problemas. Las radiaciones de los rayos X y gamma de la supernova podría dañar la capa de ozono que nos protege de la dañina luz ultravioleta de los rayos del sol. Cuanto menos capa de ozono hay, más luz UV alcanza la superficie. En algunas longitudes de onda, un aumento del 10 por ciento de la radiación UV a nivel del suelo puede ser letal para algunos organismos, como el fitoplancton cercano a la superficie del océano. Debido a que estos organismos forman la base de la producción de oxígeno en la Tierra y la cadena alimentaria marina, cualquier interrupción importante podría causar un problema en cascada en todo el planeta.

Otro evento explosivo, el estallido de rayos gamma (GRB), se asocia a menudo con las supernovas. Cuando una estrella masiva colapsa sobre sí misma - o, menos frecuentemente, cuando dos estrellas de neutrones chocan - el resultado es el nacimiento de un agujero negro. Como la materia cae hacia un agujero negro incipiente, una parte se acelera en un chorro de partículas tan poderoso que puede perforar su camino completamente a través de la estrella antes de que las capas más externas de la estrella hayan comenzado a colapsar. Si uno de los chorros pasará en la dirección de la Tierra, los satélites en órbita detectarían un estallido de rayos gamma de alta energía en algún lugar del cielo. Estas explosiones se producen casi a diario y son tan poderosos que pueden verse a través de miles de millones de años luz.

Una explosión de rayos gamma podría afectar a la Tierra en la misma forma que una supernova - a una distancia mucho mayor - pero sólo si su chorro está directamente señalado en nuestro camino. Los astrónomos estiman que un estallido de rayos gamma podría afectar a la Tierra desde unos 10.000 años luz de distancia. Hasta ahora, el más cercano estallido de la historia, conocido como GRB 031203, se produjo a 1,3 millones de años luz de distancia.

Al igual que con los impactos, nuestro planeta probablemente ya ha experimentado estos eventos durante su larga historia, pero no hay razón para esperar un estallido de rayos gamma en nuestra galaxia que se produzca en un futuro próximo, y mucho menos en diciembre de 2012, aclara la NASA.