Actualizado 12/04/2007 23:30 CET

Oncólogos destacan la importancia del hallazgo de Massagué sobre cáncer de mama y esperan que tenga aplicaciones pronto

MADRID, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

Oncólogos consultados por Europa Press destacaron hoy la relevancia del último descubrimiento del científico español Joan Massagué sobre la metástasis del cáncer de mama y subrayaron la esperanza que supone para las pacientes con este tipo de tumor, del que cada año se diagnostican en España 15.000 nuevos casos.

El presidente electo de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), Ramón Colomer, afirmó tener la esperanza de que el estudio tenga unas aplicaciones terapéuticas "pronto" y "muy buenas", pero advirtió de que todavía queda "un largo recorrido por hacer".

En declaraciones a Europa Press, Colomer manifestó que el estudio "supone un avance fundamental" y abre la puerta para el desarrollo de tratamientos personalizados en el futuro basados en la medicina genética". Para el oncólogo, el principal logro del equipo de Massagué es haber descubierto que "silenciando", es decir, impidiendo mediante fármacos "novedosos" que unos determinados genes "cumplan su función", se consigue "evitar el que aparezcan metástasis en el pulmón de los animales" con los que el oncólogo catalán ha experimentado.

"Lo importante es que utilizando conjuntamente tratamiento nuevos moleculares se impide una metastacización, una afectación a distancia a otros órganos, del cáncer de mama y ha permitido identificar los genes que provocan que un tumor se dirija de la mama hacia el pulmón u otros órganos", precisó Colomer. Según señaló, no es la primera investigación que relaciona el cáncer con el funcionamiento de determinados genes, y puede enmarcarse dentro de "los grandes avances que ha habido en los últimos 10 años" en la medicina genética.

No obstante, Colomer señaló que pese a que los investigadores han conseguido evitar la metástasis en el pulmón de ratones con cáncer de mama "silenciando" determinados genes, "impedir que se manifieste un gen no es suficiente" y todavía no se ha probado la técnica empleada por Massagué en humanos.

En este sentido, el oncólogo advirtió que los fármacos utilizados por Massagué "suponen algunos riesgos" y ha provocado "algunos problemas en los comités éticos de los hospitales", por lo que todavía se tardará un tiempo en poder probar la técnica en humanos y valorar sus posibles efectos terapéuticos.

ABRE UNA VÍA DE TRATAMIENTO

El doctor José Palacios, jefe del Servicio de Anatomía Patológica del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla y hasta hace unos meses jefe del grupo de cáncer de mama del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), destacó el interés del hallazgo porque "puede abrir la vía hacia un tratamiento más dirigido, ya que algunos de los genes estudiados pueden ser diana para fármacos que ya están en el mercado".

Además de abrir una vía de tratamiento nueva en cáncer de mama, destacó que podría ser aplicable "a más corto plazo" que otros descubrimientos científicos en los que hay que esperar a que se lleven al terreno clínico. "Disponiendo de esos medicamentos se pondrían en marcha estudios clínicos más rápidamente, incluso en el plazo de un año", señaló a Europa Press.

En su opinión, el hecho de que se pueda trabajar "más sobre seguro" en el desarrollo de fármacos más concretos, supone un motivo de esperanza para las pacientes con cáncer de mama. Según este experto, alrededor de un 25 por ciento de ellas podría desarrollar una metástasis en pulmón.

Por su parte, la doctora Monserrat Sánchez Céspedes, jefe del grupo de cáncer de pulmón del CNIO, señaló que si se confirman estos datos, los fármacos se podrían ensayar con mujeres y se podría reducir la incidencia de metástasis, al menos al pulmón. "Supone una esperanza para las pacientes porque se podrían diseñar fármacos o mejorar los ya existentes para inhibir la posibilidad de desarrollar metástasis. Las metástasis en pulmón y huesos son de las más habituales en pacientes con cáncer de mama", dijo.

Esta experta destacó que las metástasis "son el efecto que mata al paciente con cáncer, sea el tipo que sea, más que el tumor en sí". Por ello, destacó la importancia de conocer su biología para diseñar fármacos que inhiban este proceso. "Este trabajo ha identificado unos marcadores abordables desde el punto de vista farmacológico, cuya actividad se puede inhibir. Está por ensayar en pacientes pero son resultados alentadores", dijo.

Finalmente, la doctora Graciela García, especialista del Servicio Madrileño de Oncología y asesora de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), destacó que este hallazgo supone una "esperanza" para las mujeres ya diagnosticadas de cáncer de mama "y para las que todavía no lo están". En declaraciones a Europa Press, García destacó además la importancia de apoyar la investigación básica en oncología para conocer los mecanismos de acción del cáncer y descubrir nuevos fármacos. "Es un primer paso para hacer otros descubrimientos, una puerta que se abre", añadió.

La revista 'Nature' publica esta semana un estudio de Massagué y su equipo de investigadores en el que muestra la capacidad del cáncer para extenderse desde su lugar de origen a otras zonas del organismo, en concreto, al pulmón. El estudio muestra en concreto cómo cuatro genes actúan en conjunto para fomentar el aporte sanguíneo que recibe el cáncer de mama y su crecimiento, además de dotar a las células cancerígenas de su capacidad para alcanzar la circulación sanguínea y penetrar en los tejidos pulmonares donde se desarrollan en un nuevo cáncer.