Actualizado 17/06/2009 19:56 CET

Pruebas directas de la existencia de rayos en Marte

MADRID, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

Científicos estadounidenses han detectado por primera vez pruebas directas de la existencia de rayos en Marte, que han encontrado señales de descargas eléctricas durante tormentas de polvo en el planeta rojo, informó la Universidad de Michigan.

El profesor en los Departamentos de Ciencias Atmosféricas, Oceánicas y Espaciales, y de Ingeniería Eléctrica y Ciencias de la Computación, Chris Ruf, explicó que los resplandores encontrados fueron rayos secos. "Lo que vimos fue una serie de descargas eléctricas enormes y repentinas causadas por una gran tormenta de polvo. Claramente no hubo lluvia que acompañara las descargas eléctricas en Marte. Sin embargo las posibilidades implícitas son muy interesantes", comentó.

La existencia de actividad eléctrica en las tormentas de polvo marcianas tiene implicaciones importantes para el conocimiento de Marte, según los investigadores. En este sentido, apuntan que esta actividad eléctrica afecta la química atmosférica, la habitabilidad y la preparación para la exploración humana.

"Podría tener implicaciones, incluso, para el origen de la vida según lo sugerido por experimentos realizados en la década de 1950", señaló el profesor en el Departamento de Ciencias Atmosféricas, Oceánicas y Espaciales, Nilton Renno.

Las conclusiones se sustentan en observaciones hechas a partir de un novedoso detector de microondas en el Laboratorio de Investigación de Física Espacial. Éste, que es capaz de diferenciar entre la radiación térmica y no térmica, tomó medidas de las emisiones de microondas desde Marte durante aproximadamente cinco horas al día durante 12 días entre el 22 de mayo y el 16 de junio de 2006.

El pasado 8 de junio de 2006 ocurrió una pauta inusitada de radiación no térmica y una intensa tormenta de polvo en Marte, la única vez en la cual se detectó la radiación no térmica. La radiación no térmica indica la presencia de rayos.

Los investigadores revisaron los datos para determinar la fuerza, duración y frecuencia de la actividad no térmica, así como la posibilidad de otras fuentes. Pero cada prueba llegó a la conclusión de que la tormenta de polvo había causado rayos secos.

HACE 30 AÑOS

Este trabajo confirma las medidas tomadas en el suelo de Marte por los artefactos Viking de hace 30 años, y cuestiona los experimentos de 2006 que sugieren otras respuestas. Los datos de los artefactos Viking que descendieron en Marte presentaron la posibilidad de que las tormentas de polvo marcianas pudiesen tener actividad eléctrica como las tormentas con truenos en la Tierra y, por lo tanto, pudiesen ser fuente de química reactiva. Pero no se pudo probar esta hipótesis.

En 2006, mediante un modelo teórico, experimentos en laboratorio y estudios de terreno en la Tierra, un grupo de científicos planetarios señaló que no había prueba directa de que ocurriesen rayos en Marte. La nueva investigación refuta esas conclusiones.

"Marte continúa sorprendiéndonos y asombrándonos. Cada nuevo vistazo al planeta nos da conocimientos novedosos", afirmó el director de sistemas y tecnología de exploración en el Laboratorio de Propulsión, y uno de los investigadores involucrados en este estudio, Michael Sanders. Las nuevas conclusiones se publicarán en una próxima edición de 'Geophysical Research Letters'.