Actualizado 28/04/2010 12:41

Restos romanos bajo el despacho de Montilla

BARCELONA, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Museo de Historia de Barcelona abre al público, desde esta semana, los restos arqueológicos de una 'domus romana' que data del siglo IV y de unos silos medievales del siglo XIII. El yacimiento está situado debajo de las dependencias del Departamento de Presidencia de la Generalitat. En este punto conviven vestigios de la 'Barcino' romana y los restos de un barrio judío del S.XIII.

En declaraciones a Europa Press Televisión, el responsable de centros del Museo de Historia de Barcelona, Julia Beltrán, explicó que gracias a este yacimiento "el visitante puede ver cómo se organizaba la casa romana de un personaje importante y adinerado". Asimismo añadió que "años después" se instalaría en el mismo espacio unos silos "para almacenar mercancías de los comerciantes que llegaban y salían de la ciudad durante la Edad Media"

Beltrán consideró que "Barcelona cuenta con un nuevo espacio expositivo que explica parte de la ciudad romana y medieval". También apuntó que el yacimiento permite "conocer el estilo de vida" de las "familias acomodadas, que tenían esclavos" y que "seguían las modas del momento". La responsable consideró que "lo que más llama la atención" son "los mosaicos y las pinturas" que se conservan en algunas de las estancias.

La responsable del Museo de Historia de Barcelona aseguró que "la gente está muy interesada" en conocer "el pasado de su ciudad" y reconoció que "la gente aprende y mira las ruinas con respeto y cierto misterio". En este sentido, concluyó que "hoy día, el testimonio arqueológico, bien integrado y bien explicado" constituye "un elemento de mucha fuerza" para el visitante.

El nuevo espacio arqueológico es un centro patrimonial de primer orden donde conviven, en un mismo yacimiento, vestigios de la Barcino romana con restos de un casa del Call judío y los restos romanos. De esta época se conservan parte de la estructura y de la decoración del conjunto formado por una residencia señorial y tres establecimientos comerciales. El yacimiento se encuentra en el subsuelo de la Casa Morell edificada en 1851.