La semilla germinada más vieja del mundo tiene 2.000 años y se llama 'Matusalén'

  

   MADRID, (EUROPA PRESS)

   La semilla germinada más vieja del mundo tiene 2.000 años, según un estudio dirigido por la Organización Médica Hadassah en Jerusalén y el Instituto de Medio Ambiente Arava en Kibbutz Ketura (Israel) que se publica en la revista 'Science'. El record se lo ha arrebatado 'Matusalén', así apodada por los científicos, a una semilla de loto que pudo germinar a pesar de tener 1.300 años.

   El 19 de enero de 2005, el tradicional Año Nuevo de los Árboles judío, los científicos israelíes plantaron tres semillas recuperadas de Masada, una fortaleza situada en una montaña aislada del desierto de Judea donde hace 2.000 años los judíos zelotes se mataron entre sí para evitar ser atrapados por los romanos.

   Una semilla, denominada 'Matusalén' en honor a la persona más vieja mencionada en la Biblia, comenzó a germinar ocho semanas después y a los 26 meses, la palmera resultante había alcanzado una altura de cerca de 1,2 metros. Los investigadores señalan que la palmera está sana y sólo presenta algunos puntos blancos en las primeras hojas.

   Los científicos, dirigidos por Sarah Sallon, habían sospechado que Matusalén, extraída de Masada en la década de los 60, era una de las semillas más antiguas que se habían germinado, superando el registro anterior de 1.300 años de una semilla de loto.

   Pero los investigadores no podían estar seguros hasta que se analizaran las dos semillas no germinadas así como los fragmentos de la cáscara que envolvían a la semilla original adheridos a las raíces de Matusalén. En concreto, los investigadores estudiaron las semillas a través de una forma de carbono que existe en todos los seres vivos y que se pierde a una tasa predecible.

   Los investigadores informan ahora que Matusalén tiene unos 2.000 años de antigüedad, con un margen de error de unos 50 años. Debido a que Masada se construyó hace alrededor de 2.044 años como palacio de recreo del rey Herodes y fue destruido cien años después, los padres de Matusalén probablemente proporcionaban dátiles a los judíos zelotes. Las palmeras de Judea, a las que también se las conoce con el sobrenombre de 'Árbol de la Vida', formaron en el pasado tupidos bosques por todo el valle del Río Jordán, pero en la actualidad, Israel importa palmeras de dátiles.

   Estudios genéticos preliminares sugieren que podría compartir la mitad de su código genético con los dátiles modernos. Así, si Matusalén fuera hembra, lo que no se sabrá hasta el año 2010, podría ayudar a restablecer la especie. Los investigadores también quieren saber si la planta podría tener propiedades medicinales, como los antiguos creían.