La superinteligencia hombre-máquina puede sacar el mundo adelante

Actualizado 31/12/2015 19:59:41 CET

MADRID, 31 Dic. (EUROPA PRESS) -

La combinación de la inteligencia humana y del ordenador puede ser justo lo que se necesita para resolver los "malvados" problemas del mundo, como el cambio climático y el conflicto geopolítico.

En un artículo publicado en la revista 'Science', investigadores del Instituto de Computación Humana (HCI) y la Universidad de Cornell, presentan una nueva visión de la computación humana que va más allá de los límites tradicionales y asume los problemas difíciles que hasta hace poco se han quedado fuera de su alcance.

Los seres humanos superan a las máquinas en muchas cosas, desde el simple reconocimiento de patrones a la creación abstracta. Con la ayuda de ordenadores, estas habilidades cognitivas se pueden combinar de manera efectiva en las redes de colaboración multidimensionales que logran lo que no pueden resolver los problemas tradicionales.

La mayoría de los sistemas de computación humanos de hoy en día se basan en el envío de 'micro-tareas' de tamaño pequeño a muchos individuos y luego uniendo los resultados. Por ejemplo, 165.000 voluntarios en EyeWire han analizado miles de imágenes digitales para ayudar a construir el mapa más completo del mundo de las neuronas de la retina humana.

Este enfoque no puede hacer frente a los grandes retos a los que se enfrenta la humanidad hoy en día, según los autores de este trabajo, quienes señalan que se necesita un enfoque radicalmente nuevo para resolver "problemas perversos", que implican muchos sistemas que interactúan y que están en constante cambio, y cuyas soluciones tienen consecuencias imprevistas (por ejemplo, la corrupción resultante de la ayuda financiera dada en respuesta a un desastre natural).

Las nuevas tecnologías de computación humanas pueden ayudar. Técnicas recientes proporcionan acceso en tiempo real a las entradas basadas en la multitud, donde las contribuciones individuales pueden ser procesadas por un ordenador y enviadas a la siguiente persona para la mejora o el análisis de un tipo diferente. Esto permite la construcción de entornos de colaboración más flexibles que pueden hacer frente mejor a los problemas más desafiantes.

Esta idea ya está tomando forma en varios proyectos de computación humanos, incluyendo YardMap.org, que fue lanzado por la Cornell en 2012 para mapear los esfuerzos globales de conservación de una parcela a la vez. "Al compartir y observar las prácticas en una red social basada en mapas, la gente puede empezar a relacionar sus esfuerzos individuales con el potencial global de conservación de la vida y el funcionamiento de los paisajes", dice Janis Dickinson, profesor y director de Ciencia Ciudadana en el Laboratorio de Ornitología de Cornell.

YardMap permite a los participantes interactuar y basarse en el trabajo del otro, alo que el 'crowdsourcing' solo no puede lograr. HCI ha comenzado recientemente a utilizar la multi-potencia para acelerar la investigación de la enfermedad de Alzheimer realizada en Cornell.