Actualizado 27/07/2007 20:11 CET

Las técnicas de reproducción asistida provocan más riesgos durante y después del embarazo, según un estudio

MADRID, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los embarazos provocados tras el uso de técnicas de reproducción asistida (ART, en sus siglas en inglés) conllevan unas tasas de riesgo más altas, tanto durante como después del embarazo, que cuando la concepción se ha producido de forma natural, según un estudio conjunto entre investigadores del University College de Londres publicados en el último número de la revista 'The Lancet'.

Para esta investigación, los autores revisaron los datos de las fertilizaciones in vitro y las inyecciones de esperma intracitoplasmática publicados entre 1980 y 2005, determinando que cuando una pareja acude a pedir asesoramiento sobre la subfertilidad es necesario mencionar otros riesgos además del embarazo múltiple.

Así, las tasas de aborto espontáneo se situaron entre un 20 y un 34 por ciento más altas para las parejas que usaron ART, aunque esto podría deberse a que estas parejas son normalmente de más edad, o bien por desórdenes endocrinos, anomalías orgánicas y el grado de estimulación ovárica.

De igual modo, para las parejas que se sometieron a alguna ART, el riesgo de preeclampsia se incrementa en un 55 por ciento, mientras que también aumenta el riesgo de un peor nacimiento (155 por ciento), bajo peso al nacer (70-77 por ciento) o muy bajo peso al nacer (170-200 por ciento), o que el bebé sea pequeño para la edad de gestación (40-60 por ciento de incremento del riesgo).

Por otro lado, el riesgo de malformaciones graves es un 30 por ciento más alto en bebés nacidos de estas parejas, y hay también un mayor riesgo de parálisis cerebral en estos niños, en parte porque el riesgo asociado se incrementa en el nacimiento prematuro. Por contra, el riesgo de parálisis cerebral es más bajo si se transfiere un sólo embrión que si se produce una multitransferencia.