Actualizado 07/03/2006 22:28:10 +00:00 CET

Una variante genética confiere hasta un 64% más de riesgo de ataque cardiaco asociado al consumo elevado de café

MADRID, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los individuos que tienen una variante genética asociada con un metabolismo de la cafeína más lento tienen hasta un 64 por ciento más de riesgo de padecer un ataque cardiaco no fatal asociado con un consumo elevado de café, según un estudio de la Universidad de Toronto (Canadá) que se publica en 'Journal of the American Medical Association' (JAMA).

Los expertos explican que los estudios que examinan la asociación entre el consumo de café y el riesgo de infarto de miocardio han sido poco concluyentes. El café es la principal fuente de cafeína, el estimulante más ampliamente consumido en el mundo e implicado en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares como el ataque cardiaco.

Sin embargo, el café contiene un cierto número de componentes químicos que tienen efectos variables sobre el sistema cardiovascular. No está claro si la cafeína en solitario afecta al riesgo de ataque cardiaco o si otros componentes que se encuentran en el café podrían ser los responsables. La cafeína se metaboliza en primer lugar por la enzima citocromo P450 1A2 (CYP1A2) en el hígado.

Las variaciones del gen de esta enzima pueden ralentizar o acelerar el metabolismo del café. Los portadores de la variante genética del alelo 'CYP1A2 1F' metabolizan de forma rápida la cafeína.

En el estudio participaron 2.014 casos de pacientes con un primer ataque cardiaco agudo no fatal y 2.014 controles, que vivían en Costa Rica entre los años 1994 y 2004. Se establecieron los genotipos de los participantes y se utilizó un cuestionario de frecuencia de alimentación para evaluar el consumo de café con cafeína.

Los resultados muestran que el 55 por ciento de los pacientes y el 54 por ciento de los sujetos control eran portadores del alelo del metabolismo lento. Entre los portadores del alelo lento, aquellos que bebían entre dos o tres tazas de café al día tuvieron un 36 por ciento más de probabilidades de ataque cardiaco; aquellos que bebieron cuatro tazas o más al día tuvieron un 64 por ciento más de posibilidades de ataque al corazón. El consumo correspondiente para individuos con el genotipo del metabolismo rápido del café que no portaban el alelo del metabolismo lento produjo una reducción de las posibilidades de ataque cardiaco del 22 y del 1 por ciento, para entre dos y tres tazas y para cuatro o más tazas de café respectivamente.

Según los científicos, entre aquellos con metabolismo lento, los individuos más jóvenes mostraron un mayor riesgo. El riesgo asociado con cuatro tazas o más en comparación con menos de una taza aumentó en dos veces para los individuos de menos de 59 años hasta más de cuatro veces para los de menos de 50 años. Entre los de metabolismo rápido que tenían menos de 59 años los que bebieron una taza o entre dos y tres al día tuvieron una reducción de las probabilidades de ataque cardiaco de un 52 por ciento y un 43 por ciento, respectivamente.

Según los autores, el mayor consumo de café está asociado con un mayor riesgo de ataque cardiaco no fatal. La asociación entre el café y el infarto se encontró sólo entre individuos con el alelo 'CYP1A2 1F' lento con un metabolismo defectuoso de la cafeína, lo que sugiere que la cafeína juega un papel en esta asociación.