Una de las dos sondas Van Allen de la NASA cesa operaciones

Actualizado 24/07/2019 17:08:26 CET
Sondas Van Allen
Sondas Van Allen - JHU/APL, NASA

   MADRID, 24 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Una de las dos sondas de la misión Van Allen de la NASA, denominada nave espacial B, fue desactivada por el control de tierra el 19 de julio a las 5.27 GMT.

   Programadas originalmente para una misión de dos años, las sondas Van Allen se lanzaron el 30 de agosto de 2012 y han recopilado datos sin precedentes sobre los dos cinturones de radiación de la Tierra.

   Como se esperaba, tras las maniobras finales de órbita en febrero de este año, la nave ha usado el propelente restante para mantener sus paneles solares apuntando al Sol y ahora está sin combustible. Ya que depende del Sol para proporcionar energía a los instrumentos, y ya no puede orientarse para adquirir energía, la nave espacial se ha apagado.

   La nave espacial se encuentra en una órbita circular estable alrededor de la Tierra y, en aproximadamente 15 años, volverá a entrar en la atmósfera donde se desintegrará de forma segura. Las maniobras de órbita en febrero se diseñaron para garantizar que esto sucediera y evitar que la nave espacial se convierta en "basura espacial" en órbita.

   Se espera que la otra nave espacial, Van Allen A, funcione normalmente hasta principios de septiembre.

   Llamadas así por el científico James Van Allen, fueron las primeras naves espaciales diseñada para operar y recopilar datos científicos durante muchos años dentro de los cinturones magnéticos, una región alrededor de nuestro planeta en la que la mayoría de las misiones de astronautas y naves espaciales intentan minimizar el tiempo para evitar la radiación dañina.

   La misión ha realizado varios descubrimientos importantes sobre el funcionamiento de los cinturones de radiación, incluidos los datos que muestran, por primera vez, la existencia de un tercer cinturón de radiación.

   "Siete años es mucho tiempo", dijo en un comunicado Sasha Ukhorskiy, científica del proyecto en el Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins. "Las personas que llegaron a esta misión como estudiantes y postdoctorados ahora están en sus carreras. Hemos criado a una nueva generación de científicos. Es un gran legado para las sondas Van Allen".

Para leer más