Actualizado 08/04/2019 10:56 CET

La Estación Espacial alberga microbios como un gimnasio en la Tierra

La Estación Espacial alberga microbios como un gimnasio en la Tierra
NASA

   MADRID, 8 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Un catálogo de bacterias y hongos en la Estación Espacial Internacional concluye que su presencia es similar a otros entornos interiores donde el microbioma se define por la ocupación humana.

   En un estudio publicado en la revista de acceso abierto 'Microbiome', los científicos encontraron que los microbios en la ISS estaban asociados en su mayoría a humanos. Las bacterias más prominentes fueron 'Staphylococcus' (26 por ciento del total de aislamientos), 'Pantoea' (23 por ciento) y 'Bacillus' (11 por ciento).

   Incluían organismos considerados patógenos oportunistas en la Tierra, como 'Staphylococcus aureus' (10 por ciento del total de aislamientos identificados), que se encuentra comúnmente en la piel y en el pasaje nasal, y 'Enterobacter', que se asocia con el tracto gastrointestinal humano.

   En la Tierra, predominan en gimnasios, oficinas y hospitales, lo que sugiere que la ISS es similar a otros entornos construidos donde el microbioma está conformado por la ocupación humana.

   "Se desconoce si estas bacterias oportunistas podrían causar enfermedades en los astronautas de la ISS. Esto dependería de varios factores, incluido el estado de salud de cada individuo y cómo funcionan estos organismos en el entorno espacial. Sin embargo, la detección de posibles organismos causantes de enfermedades resalta la importancia de más estudios para examinar cómo funcionan estos microbios ISS en el espacio", plantea un miembro del equipo, la doctora Checinska Sielaff.

MICROORGANISMOS IMPLICADOS EN LA CORROSIÓN MICROBIANA

   La doctora Camila Urbaniak, primer autor del estudio, agrega: "Algunos de los microorganismos que identificamos en la ISS también se han implicado en la corrosión microbiana inducida en la Tierra. Sin embargo, el papel que desempeñan en la corrosión a bordo de la ISS aún no se ha determinado. Además de comprender el posible impacto de los organismos microbianos y fúngicos en la salud de los astronautas, entendiendo su impacto potencial en las naves espaciales será importante para mantener la estabilidad estructural del vehículo de la tripulación durante las misiones espaciales a largo plazo cuando no se puede realizar tan fácilmente el mantenimiento rutinario en interiores".

   Los investigadores utilizaron técnicas de cultivo tradicional y métodos de secuenciación de genes para analizar muestras de superficie recolectadas en ocho lugares de la ISS, incluyendo la ventana de visualización, el inodoro, la plataforma de ejercicios, la mesa de comedor y los dormitorios, durante tres vuelos a lo largo de 14 meses.

   Esto les permitió examinar si las poblaciones microbianas y fúngicas diferían de una ubicación a otra y con el tiempo.

   Los autores encontraron que, aunque las comunidades de hongos eran estables, las comunidades microbianas eran similares en todos los lugares, pero cambiaban con el tiempo.

   Las muestras tomadas durante la segunda misión de vuelo tenían mayor diversidad microbiana que las muestras recogidas durante la primera y tercera misiones.

   Los autores sugieren que estas diferencias temporales pueden deberse a los diferentes astronautas a bordo de la ISS.

   "Nuestro estudio proporciona el primer catálogo completo de bacterias y hongos que se encuentran en las superficies de los sistemas de espacio cerrado y se puede utilizar para ayudar a mejorar las medidas de seguridad que cumplen con los requisitos de la NASA para la residencia humana en el espacio profundo. Los resultados también pueden tener un impacto significativo en nuestra comprensión de otros entornos confinados construidos en la Tierra, como las salas limpias utilizadas en las industrias farmacéutica y médica", concluye el coautor Kasthuri Venkateswaran.

Para leer más