Actualizado 27/09/2021 11:07 CET

Muestras lunares chinas tienen un origen remoto volcánico o de impacto

La ubicación del lugar de aterrizaje de Chang'e-5  y las regiones adyacentes de la Luna, así como los cráteres de impacto que se examinaron como posibles fuentes de fragmentos exóticos entre los materiales lunares recientemente devueltos
La ubicación del lugar de aterrizaje de Chang'e-5 y las regiones adyacentes de la Luna, así como los cráteres de impacto que se examinaron como posibles fuentes de fragmentos exóticos entre los materiales lunares recientemente devueltos - QIAN ET AL. 2021

   MADRID, 27 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Un 10 por ciento de los dos kilos de muestras lunares traidos por la misión Chang'e 5 de China tienen un origen exótico -volcánico o de impacto-, en zonas hasta 1.300 kilómetros de donde llegó la misión.

   Chang'e-5 aterrizó en un área de la Luna no muestreada por las misiones Apolo de la NASA o las Luna soviéticas hace casi 50 años, y recuperó fragmentos de las rocas lunares más jóvenes jamás traídas para su análisis en laboratorios de la Tierra.

   Los hallazgos de las primeras etapas de muestreo, que utilizan el mapeo geológico para vincular fragmentos 'exóticos' en las muestras recolectadas con características cercanas al lugar de aterrizaje, han sido presentados por Yuqi Qian, doctorando en la Universidad de Geociencias de China, en la reunión virtual Europlanet Science Congress (EPSC) 2021.

   El 90 por ciento de las muestras traidas tienen su origen en la propia zona de aterrizaje, y se corresponden con 'basaltos de mar lunar'. Entre el 10 por ciento de muestras exóticas recogids por la misión, Qian y sus colegas de la Universidad de Brown y la Universidad de Münster han analizado las posibles fuentes de perlas de material vítreo enfriado rápidamente.

   Han rastreado estas gotas vidriosas hasta respiraderos volcánicos ahora extintos conocidos como 'Rima Mairan' y 'Rima Sharp' ubicados aproximadamente a 230 y 160 kilómetros al sureste y noreste del sitio de aterrizaje de Chang'e-5. Estos fragmentos podrían dar una idea de episodios pasados de actividad volcánica enérgica en forma de fuente en la Luna.

   El equipo también ha analizado las posibles fuentes de fragmentos relacionados con el impacto. La edad geológica joven de las rocas en el lugar de aterrizaje reduce la búsqueda, ya que solo los cráteres con edades inferiores a 2.000 millones de años pueden ser responsables, y estos son relativamente raros en el lado de la Luna que mira hacia la Tierra.

   El equipo ha modelado las posibles contribuciones de cráteres específicos al sur y sureste (Aristarchus, Kepler y Copernicus), noroeste (Harding) y noreste (Harpalus).

   Los hallazgos de Qian muestran que Harpalus es un contribuyente significativo de muchos fragmentos exóticos entre el recorrido de muestra de Chang'e-5, y estos trozos de roca podrían ofrecer una forma de abordar la incertidumbre persistente sobre la edad de este cráter. Algunos fragmentos pueden haber sido arrojados al área de aterrizaje de Chang'e-5 desde casi 1.300 kilómetros de distancia.

   El modelado y revisión del trabajo de otros equipos ha vinculado otras piezas exóticas de roca a cúpulas ricas en sílice o a terrenos montañosos, montañas de roca pálida que rodean el lugar de aterrizaje.

   "Todos los materiales locales y exóticos entre las muestras devueltas de Chang'e-5 se pueden utilizar para responder a una serie de preguntas científicas adicionales", dijo Qian. "Al abordar estos temas, profundizaremos nuestra comprensión de la historia de la Luna y ayudaremos a prepararnos para una mayor exploración lunar".

Contador

Para leer más