Actualizado 04/09/2020 11:10:10 +00:00 CET

Nereidum Montes, los Alpes de Marte

Nereidum Montes
Nereidum Montes - ESA/DLR/FU BERLÍN

   MADRID, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Imágenes tomadas por la misión Mars Express de la ESA muestran parte de la región de Nereidum Montes. Las fuerzas del viento, el agua, el hielo y la tectónica han creado un paisaje muy diverso.

   Nereidum Montes, estudiado de cerca por el instrumento HRSC a bordo de la nave espacial, es parte del borde norte de Argyre Basin. Con un diámetro de 1.800 kilómetros y una profundidad de hasta cinco kilómetros, Argyre es la segunda cuenca de impacto más grande de Marte (la más grande es Hellas Planitia).

   Similar a los Alpes, la cadena montañosa Nereidum Montes se extiende por más de 1.100 kilómetros en un arco alargado, que corre paralelo al borde de la cuenca. Al igual que en las zonas montañosas de Europa, existen macizos individuales de hasta 4.000 metros de altura, un pasiaje montañoso tallado con el efecto erosivo del agua, el hielo y el viento.

   Sin embargo, los Alpes se formaron mediante un proceso muy diferente al que creó las montañas anulares de Nereidum Montes. Estos últimos fueron originalmente el resultado de un impacto de asteroide extremadamente grande, informa en un comunicado el Centro Aeroespacial Alemán (DLR), que opera el instrumento HRSC.

   El impacto fue tan enorme que no solo formó una cuenca en forma de cuenco de varios kilómetros de profundidad, sino que también creó varios anillos concéntricos de montañas en el borde de la cuenca.

   Estos han adquirido una estructura similar a una terraza debido a los procesos de deslizamientos de tierra tectónicos, que movieron bloques enteros de la superficie.

   Por el contrario, los Alpes se formaron cuando la placa continental africana chocó con la placa euroasiática, arrugando la zona de colisión en montañas plegables de casi 5.000 metros de altura. Estos todavía están creciendo aproximadamente un centímetro por año, aunque se están erosionando al mismo tiempo.

   Las imágenes muestran una región caracterizada por una serie de procesos geológicos que ocurrieron después de la formación de la cuenca de Argyre hace cuatro mil millones de años. El agua, el hielo (tanto sobre la superficie como debajo de ella) y, más recientemente, el viento han contribuido a la erosión que ha tenido lugar aquí. Argyre era originalmente más profundo de lo que es hoy. La roca erosionada fue transportada a la cuenca por los glaciares y el agua corriente, de modo que gradualmente se llenó parcialmente.

   Una llamativa red de pequeños valles ramificados atestigua que el agua fluyó sobre la superficie desde el borde de Argyre hacia la cuenca. Esto provino de las lluvias en los primeros días de Marte o del hielo glacial derretido. Hasta el día de hoy, estas redes de drenaje documentan el pasado rico en agua del planeta.

Contador

Lo más leído

  1. 1

    Nuevas evidencias del papel de la vitamina D en pacientes con COVID-19

  2. 2

    Un meteoroide 'afortunado' roza la atmósfera de la Tierra

  3. 3

    La Infanta Cristina está de celebración, y por partida doble

  4. 4

    El Gobierno aprueba la prórroga de los ERTE hasta el 31 de enero, con ayudas para todas las empresas

  5. 5

    Andalucía reduce a seis el número máximo de personas en reuniones familiares si no son convivientes