Space IL construirá una nueva sonda para que Israel llegue a la Luna

Actualizado 15/04/2019 13:07:43 CET
Space IL construirá una nueva sonda para que Israel llegue a la Luna
SPACE IL

   MADRID, 15 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El equipo detrás de Beresheet, la frustrada primera misión israelí a la Luna, ya ha iniciado el trabajo para construir una nueva sonda que se pose de forma controlada en la superficie lunar.

   "Vamos a construir un nuevo halalit, una nueva nave espacial", dijo el empresario multimillonario y filántropo Morris Kahn en un vídeo publicado en Twitter por el grupo sin fines de lucro SpaceIL. "Vamos a ponerlo en la luna, y vamos a completar la misión".

   El trabajo en Beresheet 2.0 comenzará de inmediato, agregó este 13 de abril: el equipo se reunirá este fin de semana para comenzar a planificar el nuevo proyecto.

   Kahn es presidente de SpaceIL, que construyó y operó Beresheet junto con la empresa Israel Aerospace Industries. También financió la misión en gran medida, cubriendo aproximadamente el 40% de su precio total de 100 millones de dólares, informa Space.com.

   Beresheet, cuyo nombre significa "al principio" en hebreo, se lanzó a la órbita terrestre sobre un cohete SpaceX Falcon 9 en febrero. El pequeño robot pasó las siguientes seis semanas empujando su órbita lentamente hacia afuera, acercándose más y más a la luna. El 4 de abril, Beresheet fue capturado por la gravedad lunar, lo que convirtió a Israel en la séptima nación en poner una sonda en órbita alrededor de la luna.

   El intento de aterrizaje se produjo una semana después. El éxito hubiera permitido a Israel entrar en un club aún más exclusivo; Hasta la fecha, solo la Unión Soviética, los Estados Unidos y China han logrado un suave aterrizaje lunar.

   Y todas esas misiones fueron financiadas por el gobierno. Beresheet pretendía convertirse en la primera sonda espacial de financiación privada en explorar la superficie de la Luna.

   Pero no pudo ser. Beresheet sufrió una falla en el motor durante su descenso el 11 de abril y se estrelló contra la superficie del satélite a 500 kilómetros por hora. Cortes de comunicación y la imposibilidad de encender el motor de descenso fueron la causa del accidente.

Contador