Actualizado 03/09/2018 13:51 CET

Subestimado el riesgo del viento solar en satélites geoestacionarios

Satélite geoestacionario
US DEPARTMENT OF STATE/FLICKR

   MADRID, 3 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Los satélites geoestacionarios son más propensos a estar en riesgo por el viento solar de alta velocidad que por una gran tormenta geomagnética, según un nuevo análisis que revisa esta contingencia.

   Los científicos que investigan los riesgos del clima espacial para los satélites en órbita calculan los niveles de radiación de electrones dentro de los cinturones de radiación de Van Allen. Esta zona con forma de anillo rodea la Tierra y atrapa las partículas cargadas. La órbita geoestacionaria --empleada sobre todo para satélites de telecomunicaciones-- se encuentra dentro de los cinturones de radiación de Van Allen.

   El estudio, publicado esta semana en el Journal Space Weather y que analizó años de datos satelitales, encontró que los niveles de radiación de electrones en la órbita geoestacionaria podrían permanecer excepcionalmente altos durante 5 días o más, incluso después de que la velocidad del viento solar haya disminuido. Como resultado, los componentes electrónicos en los satélites pueden cargarse hasta niveles peligrosamente altos y dañarse.

   El profesor Richard Horne, autor principal del estudio, dijo: "Hasta ahora, pensábamos que el mayor riesgo para los satélites en órbita eran las tormentas geomagnéticas. Nuestro estudio recreó el peor caso realista al observar los eventos meteorológicos espaciales causados por el viento solar de alta velocidad que fluye lejos del Sol y golpea la Tierra. Nos sorprendió descubrir la intensidad que pueden alcanzar los niveles de radiación de electrones".

   Según informa el British Antarctic Survey, esta nueva investigación es particularmente interesante para la industria de los satélites. El profesor Horne continúa: "El viento solar rápido es más peligroso para los satélites porque el campo geomagnético se extiende más allá de la órbita geoestacionaria y los niveles de radiación de electrones aumentan alrededor de la órbita. En una gran tormenta geomagnética, el campo se distorsiona y los niveles de radiación alcanzan su punto más cercano a la Tierra.

MAYOR PROTECCIÓN DE LA QUE SE HA UTILIZADO

   "Los componentes electrónicos en los satélites suelen estar protegidos de las cargas electrostáticas al estar encerrados en blindaje metálico. Debería usarse aproximadamente 2,5 mm de aluminio para reducir la carga a niveles seguros, mucho más de lo que se usa actualmente. Hay más de 450 satélites en órbita geoestacionaria y, en el peor de los casos, cabría esperar que muchos satélites informaran sobre mal funcionamiento y una gran probabilidad de interrupción del servicio y pérdida total de satélites".

   Nigel Meredith, coautor del estudio, dijo: "Hace unos años, calculamos los niveles de radiación de electrones para un evento meteorológico espacial de 1 en 150 años usando métodos estadísticos. Este estudio utiliza un enfoque totalmente diferente, pero obtiene un resultado muy similar y confirma que el riesgo de daño es real ".

   El viento solar es una corriente de partículas y un campo magnético que fluye desde el Sol. Fluye alrededor del campo magnético de la Tierra y excita las llamadas ondas de plasma 'coro' cerca de la órbita geoestacionaria. Las ondas de coro aceleran los electrones y forman los cinturones de radiación de Van Allen. Las ondas de coro también viajan a lo largo del campo geomagnético a las regiones polares, donde se detectan en el suelo en la estación de investigación Halley, en la Antártida.