El CSIC da un paso más en la computación cuántica con un circuito que permitirá a la larga acelerar los cálculos

Actualizado 25/07/2010 21:00:37 CET

MADRID, 25 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un equipo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), junto a la Fundación Ikerbasque y el Instituto Walter-Meissner de Munich (Alemania), ha desarrollado un circuito que supone un paso más en la computación cuántica y que permitirá a largo plazo que "se acelere el desarrollo de la computación cuántica", según el investigador del CSIC en el Instituto de Física Fundamental, Juan José García Ripoll.

Este circuito cuántico interacciona con las ondas electromagnéticas de forma más fuerte que cualquier material convencional, en un fenómeno conocido como 'acoplo ultrafuerte', y supone un avance "para acelerar a largo plazo determinados cálculos muy complejos y a corto plazo desarrollar circuitos que manipulen y detecten microondas con una mayor sensibilidad", asegura García Ripoll.

El circuito diseñado, además de corroborar que la interacción es realmente tan intensa como se predecía, ha permitido a los científicos estudiar interacciones de luz y materia que no se habían alcanzado antes, "ha permitido a los científicos estudiar interacciones de luz y materia que no se habían alcanzado antes en un laboratorio".

Un circuito cuántico, explica García Ripoll, "es un circuito impreso, como los de un ordenador, sólo que en lugar de estar realizado con silicio o cobre se fabrica con aluminio, material que a muy bajas temperaturas es superconductor", y, además, existen dos tipos de circuitos cuánticos: elementos muy pequeños que se comportan como átomos o largos cables superconductores capaces de transportar microondas.

Con este trabajo se ha comprobado la teoría de que al combinar ambos tipos de circuitos, la interacción entre las microondas y los átomos artificiales sería similar a la de la luz y los átomos reales, pero mucho más intensa, dando lugar al llamado 'acoplo ultrafuerte'.