Cambios de clima y montañas marcaron la evolución de mamíferos en Asia

Ejemplares de pika, un pequeño mamífero del Tibet
Ejemplares de pika, un pequeño mamífero del Tibet - WIKIPEDIA
Publicado: martes, 29 noviembre 2022 10:54

   MADRID, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Un examen de más de 3.000 especies ha demostrado cómo los cambios geológicos y climáticos en Asia durante los últimos 66 millones de años han dado forma a la evolución de los mamíferos del continente.

   Los hallazgos se publican en PNAS.

   La idea de que el cambio climático y los fenómenos geológicos pueden influir en la evolución no es nueva: cualquiera que haya oído hablar de los dinosaurios sabe que un gran cambio en el medio ambiente (como, por ejemplo, el impacto de un meteorito en la Tierra hace 66 millones de años, que provocó una reacción en cadena de tormentas, terremotos, frío y oscuridad) puede determinar cómo viven, mueren y evolucionan los animales.

   Pero, aunque se trata de un concepto generalmente aceptado, los científicos dependen de datos minuciosamente precisos para trazar la forma en que este tipo de cambios afectan al curso de la evolución de una sola especie.

   Asia es el continente más grande del mundo y alberga casi todos los tipos de biomas. "Asia tiene desierto en el norte, bosques tropicales en el sur y bosques templados en el este --señala Anderson Feijó, autor principal del estudio, investigador del Instituto de Zoología de la Academia China de Ciencias y antiguo investigador del Museo Field de Chicago-- Mi idea era entender cómo estaban conectadas todas estas regiones y cómo acabamos con diferentes especies de mamíferos en distintas zonas".

   "Para entender los acontecimientos históricos, los científicos buscan asociaciones con su tiempo y ubicación, como cuándo y dónde aparecieron las especies, y qué más estaba sucediendo entonces. Este trabajo lo hace para toda la fauna de mamíferos de Asia", explica Bruce Patterson, conservador emérito del Museo Field y coautor del trabajo.

   Asia no tiene el mayor número de especies de mamíferos del mundo, ni el mayor número de tipos de hábitat, pero "lo que la hace especial son sus conexiones --precisa Patterson--. Es una encrucijada de conexiones con Norteamérica, África, Europa y Australasia".

   Los investigadores querían ver cómo los distintos mamíferos llegaban a Asia y salían de allí a lo largo del tiempo, así como cómo evolucionaban las nuevas especies, y determinar si podían relacionar estos cambios en la diversidad de mamíferos de Asia con los cambios en la geología de la región (como el desplazamiento de las placas tectónicas que forman las montañas) y el clima.

   "Un gran paso de este proyecto fue construir una muy buena comprensión de la distribución de las especies de mamíferos. Y esto me llevó bastante tiempo porque tuve que revisar la literatura, las bases de datos públicas y las colecciones de los museos", resalta Feijó.

   Museos como el Field y el Museo Zoológico Nacional de China albergan colecciones que incluyen especímenes de animales conservados y fósiles, junto con información sobre dónde se encontró el animal y cuándo. También utilizan árboles genealógicos que muestran el parentesco entre las distintas especies para arrojar luz sobre el panorama general de la evolución de los mamíferos. Combinando ambas informaciones, Feijó y sus colegas pudieron trazar un mapa de dónde se han encontrado las distintas especies a lo largo del tiempo.

   En general, los investigadores encontraron vínculos claros entre los cambios en el clima de la Tierra en los últimos 66 millones de años y los mamíferos encontrados en las diferentes regiones de Asia. A medida que el clima se fue calentando y enfriando, algunas especies se extinguieron o se trasladaron a nuevos hábitats, mientras que otras prosperaron.

   Del mismo modo, la actividad de las placas tectónicas, como cuando el subcontinente indio se acercó al resto de Asia y acabó chocando con él, doblando la tierra y formando el Himalaya, desempeñó un papel importante en el movimiento, la extinción y la evolución de los mamíferos.

   Los investigadores pudieron incluso explorar los efectos del clima y la geología en la evolución de especies individuales; Feijó pone el ejemplo de los pikas, que se parecen a sus parientes cercanos, los conejos, pero tienen orejas pequeñas y redondeadas, y están adaptadas a vivir en altitudes elevadas con bajos niveles de oxígeno.

   "Los pikas se originaron hace unos 15 millones de años en la meseta tibetana, y creemos que la formación de esta meseta fue un gran impulsor de la evolución de este grupo -recuerda Feijó--. Luego, desde allí, colonizaron las tierras bajas del norte de Asia y después invadieron América del Norte, donde todavía se encuentran hoy".

   En general, "este trabajo dejó muy claro que todo está conectado --subraya Feijó--. Estamos viendo cómo se producen muchos cambios climáticos hoy en día, y este trabajo muestra que cada evento de cambio climático geológico ha llevado a la diversificación o a la extinción o a la migración, y podemos esperar que ocurra lo mismo en el futuro".

Más información