¿A qué edad media han procreado los humanos en 250.000 años?

Usando modificaciones en el ADN se ha podido determinar cuál ha sido la edad media de la procreación humana en 250.000 años
Usando modificaciones en el ADN se ha podido determinar cuál ha sido la edad media de la procreación humana en 250.000 años - WIKIPEDIA
Publicado: lunes, 9 enero 2023 11:10

   MADRID, 9 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores de la Universidad de Indiana pueden determinar la edad media a la que mujeres y hombres tuvieron hijos a lo largo de la historia evolutiva humana utilizando mutaciones del ADN.

   "A través de nuestra investigación sobre los humanos modernos, observamos que podíamos predecir la edad a la que las personas tenían hijos a partir de los tipos de mutaciones del ADN que dejaban a sus hijos", dijo en un comunicado el coautor del estudio Matthew Hahn, profesor en la Escuela Luddy de Informática, Computación e Ingeniería en IU Bloomington. "Luego aplicamos este modelo a nuestros antepasados humanos para determinar a qué edad procrearon nuestros antepasados".

   Según el estudio, publicado en Science Advances y del que es coautor el investigador postdoctoral de la UI Richard Wang, la edad media a la que los humanos tuvieron hijos a lo largo de los últimos 250.000 años es de 26,9 años. Además, los padres eran sistemáticamente mayores, con 30,7 años de media, que las madres, con 23,2 años de media, pero la diferencia de edad se ha reducido en los últimos 5.000 años, y las estimaciones más recientes del estudio sobre la edad materna son de 26,4 años de media. La reducción de la diferencia parece deberse en gran medida a que las madres tienen hijos a edades más avanzadas.

   Aparte del reciente repunte de la edad materna en el momento del parto, los investigadores descubrieron que la edad de los padres no ha aumentado de forma constante desde el pasado y podría haber descendido hace unos 10.000 años debido al crecimiento de la población que coincidió con el auge de la civilización.

   "Estas mutaciones del pasado se acumulan con cada generación y existen en los humanos de hoy", dijo Wang. "Ahora podemos identificar estas mutaciones, ver cómo difieren entre los progenitores masculinos y femeninos y cómo cambian en función de la edad de los padres".

   El ADN de los niños heredado de sus padres contiene aproximadamente entre 25 y 75 mutaciones nuevas, lo que permite a los científicos comparar a los padres y a la descendencia y clasificar el tipo de mutación que se ha producido. Al examinar las mutaciones de miles de niños, los investigadores del IU observaron un patrón: Los tipos de mutaciones que sufren los niños dependen de las edades de la madre y el padre.

   Los enfoques genéticos anteriores para determinar los tiempos de generación históricos se basaban en los efectos compuestos de la recombinación o la mutación de la divergencia de secuencias de ADN humano moderno a partir de muestras antiguas. Pero los resultados se promediaban tanto en hombres como en mujeres y a lo largo de los últimos 40.000 a 45.000 años.

   Hahn, Wang y sus coautores construyeron un modelo que usa mutaciones de novo, una alteración genética que está presente por primera vez en un miembro de la familia como resultado de una variante o mutación en una célula germinal de uno de los padres o que surge en el óvulo fertilizado durante la embriogénesis temprana, para estimar por separado los tiempos de generación de machos y hembras en muchos puntos diferentes a lo largo de los últimos 250.000 años

   Los investigadores no buscaban originalmente comprender la relación del género y la edad en el momento de la concepción a lo largo del tiempo; estaban realizando una investigación más amplia sobre la cantidad de mutaciones que se transmiten de padres a hijos. Solo notaron los patrones de mutación basados en la edad mientras buscaban comprender las diferencias y similitudes entre estos patrones en humanos y otros mamíferos, como gatos, osos y macacos.

   "La historia de la humanidad se compone de un conjunto diverso de fuentes: registros escritos, hallazgos arqueológicos, fósiles, etc.", dijo Wang. "Nuestros genomas, el ADN que se encuentra en cada una de nuestras células, ofrecen una especie de manuscrito de la historia evolutiva humana. Los hallazgos de nuestro análisis genético confirman algunas cosas que sabíamos de otras fuentes (como el aumento reciente en la edad de los padres), pero también ofrecen una comprensión más rica de la demografía de los humanos antiguos. Estos hallazgos contribuyen a una mejor comprensión de nuestra historia compartida".

Contador