Actualizado 24/07/2007 13:00 CET

Innova.- La conducción eficiente puede reducir hasta un 20 por ciento el consumo de combustible

VALENCIA, 24 Jul. (EUROPA PRESS) -

Una conducción eficiente puede suponer ahorros energéticos muy importantes, de alrededor del 20 por ciento del consumo de combustible, según aseguró hoy el director general de Energía, Antonio Cejalvo, que destacó que esto supone el consiguiente ahorro económico por kilómetro recorrido y una reducción de las emisiones de gases contaminantes de más de un 50 por ciento, informaron en un comunicado fuentes de la Generalitat.

Cejalvo realizó estas declaraciones con motivo del desarrollo en Valencia de los cursos de conducción eficiente que la Conselleria de Infraestructuras, a través de la Agencia Valenciana de la Energía (AVEN), ha puesto en marcha y que imparte en distintas poblaciones de la Comunitat Valenciana, explicaron.

El responsable autonómico consideró que las políticas de eficiencia energética constituyen "una de las mejores herramientas para luchar contra el cambio climático". Indicó que "por ello, desde el Gobierno valenciano se trabaja intensamente en esta dirección, poniendo en marcha medidas e iniciativas que permitan mejorar la utilización de los recursos energéticos en todos los sectores de la sociedad valenciana".

Asimismo, explicó que los cursos de conducción eficiente se enmarcan dentro del Programa 'Ahorra con Energía' que la Conselleria de Infraestructuras y Transporte está llevando a cabo. Gracias a esta iniciativa, la Comunitat Valenciana dejará de consumir el equivalente a 340.000 barriles de petróleo cada año.

Antonio Cejalvo comentó que el objetivo de este programa es "mejorar la eficiencia energética en los diferentes sectores de la sociedad valenciana y lograr un mejor aprovechamiento de los recursos energéticos". Esta iniciativa contempla la realización de 14 medidas de ahorro energético dirigidas a seis sectores, en concreto, industria, transporte, edificación, servicios públicos, equipamiento y transformación de la energía.

En total, la Conselleria de Infraestructuras y Transporte destina 14,12 millones de euros a la realización de este programa. Como consecuencia de las actuaciones contempladas, la Comunitat Valenciana evitará cada año la emisión de 89.000 toneladas de CO2 a la atmósfera y su factura energética se reducirá en torno a 24,2 millones de euros, señalaron las mismas fuentes.

Los cursos, dirigidos a todos aquellos conductores que prestan un servicio público y de forma especial a los taxistas de la Comunitat, se desarrollarán hasta el próximo mes de septiembre. Las clases que se ofrecen en Valencia están destinadas a los conductores del parque móvil del Ayuntamiento de esta ciudad y supone la octava edición de esta iniciativa.

Hasta la fecha se han formado un total de 400 personas en las ediciones previas realizadas para los taxistas de las áreas metropolitanas de Valencia y de Castellón de la Plana, así como para los servicios municipales y policías locales de Burjassot y Picassent, en Valencia, y San Vicente del Raspeig, Alicante y Crevillent, en la provincia de Alicante, indicaron.

Los cursos, que son gratuitos, tienen un marcado carácter práctico, de manera que se realizan en una única sesión con una duración aproximada de cuatro horas. Tras asistir a estas clases, a los participantes en esta iniciativa se les entregará un diploma acreditativo de su participación, así como un manual explicativo de las técnicas de conducción eficiente.

TÉCNICAS DE CONDUCCIÓN EFICIENTE

Como técnicas que permiten ahorrar combustible, las mismas fuentes, destacaron que en el arranque y puesta en marcha es conveniente arrancar el motor sin pisar el acelerador, y en los motores a gasolina, iniciar la marcha inmediatamente después del arranque, mientras que en los motores diésel hay que esperar unos segundos antes de comenzar la marcha.

Asimismo, se recomienda utilizar la primera marcha sólo al inicio y cambiar a segunda a los dos segundos o seis metros aproximadamente. También se consiguen ahorros de combustible muy notables circulando al máximo en las marchas más largas y a bajas revoluciones, explicaron. De hecho, en cuidad, siempre que sea posible, se debe utilizar la cuarta o la quinta marcha, respetando siempre los límites de velocidad, según las mismas fuentes.

También se recomienda realizar los cambios de marcha a bajas revoluciones, y utilizar la segunda marcha a los dos segundos o seis metros; la tercera, a partir de los 30 kilómetros por hora; la cuarta, a los 40 kilómetros por hora y la quinta, por encima de los 50. Se recomienda también mantener la velocidad lo más uniforme posible, evitando frenazos y brusquedades, así como cambios de marcha innecesarios y limitar al máximo la utilización del punto muerto.

La conducción siguiendo estas pautas supone para una persona que recorra 20.000 kilómetros en un año una reducción del gasto económico en más de 260 euros. Además, este tipo de conducción reduce en un 78 por ciento las emisiones de monóxido de carbono, un 63 por ciento las emisiones de hidrocarburos y un 50 por ciento, las de óxido de nitrógeno, destacaron las mismas fuentes.