AINIA trabaja en un nuevo digestor artificial para apoyar a farmacéuticas en el desarrollo de nuevos fármacos

Publicado 27/11/2018 10:51:55CET

VALÈNCIA, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

El centro tecnológico AINIA está trabajando en el desarrollo de un digestor artificial que permitirá a las compañías farmacéuticas comprobar el perfil de disolución de los fármacos en el aparato digestivo y ayudará a reducir los costes y los tiempos de lanzamientos de nuevos fármacos.

Apoyado por el Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (IVACE) y cofinanciado por los Fondos Feder de la Unión Europea, el proyecto Dialfarma propone un nuevo modelo de digestor dinámico avanzado que, además de contar con un estómago basado en la morfología, anatomía y funcionamiento del estómago humano, dispondrá de tres segmentos diferentes que reproducirán cada una de las partes que componen el intestino delgado (duodeno, yeyuno e íleon).

Así, será posible conocer con precisión la solubilidad de los compuestos o principios activos de los fármacos y alimentos durante el proceso completo de digestión gastrointestinal. Además, esta tecnología permitirá conocer la cantidad de principio activo que es absorbido por el organismo, así como la zona del sistema digestivo donde se produce su máxima absorción, ha informado AINIA en un comunicado.

La industria farmacéutica necesita conocer la efectividad de los fármacos que desarrolla antes de su comercialización. Este proceso es largo y costoso, y en muchas ocasiones supone que la innovación transcurra con mayor lentitud que la demanda del mercado. En el desarrollo de nuevas formulaciones galénicas se necesita conocer el comportamiento de los fármacos en el tracto gastrointestinal, así como su absorción como etapa previa a la realización de los ensayos clínicos.

Los modelos estáticos indicados por la farmacopea que se emplean actualmente en el control de calidad del desarrollo de nuevos fármacos permiten predecir la disolución, y por lo tanto la eficacia, en el tracto gastrointestinal de los denominados de alta solubilidad (clase I y clase III). Sin embargo, no ocurre lo mismo con los fármacos de baja solubilidad (clase II y IV) que presentan dificultades a la hora de predecir su absorción por el tracto gastrointestinal.

Por otro lado, las autoridades sanitarias demandan a la industria farmacéutica productos cada vez más eficientes y con un menor coste para el consumidor final. Aquí los modelos de digestión dinámica in vitro son capaces de reproducir las condiciones naturales del tracto gastrointestinal humano (estómago, intestino delgado e intestino grueso) para comprobar en qué cantidad y en qué lugar exacto se liberan los principios activos de los fármacos.

Dialfarma podría ayudar los laboratorios farmacéuticos de la Comunitat Valenciana que están trabajando actualmente en el diseño de productos o ingredientes funcionales con propiedades beneficiosas para la salud o capaces de reducir el riesgo de sufrir ciertas patologías.

Según Juan Antonio Nieto, de AINIA, el nuevo equipo "será capaz de predecir con mayor eficacia la disolución de los principios activos contenidos en los fármacos, por lo que posibilitará el desarrollo de medicamentos más eficientes en menor tiempo".

Blanca Viadel ha añadido que el nuevo digestor dinámico in vitro ayudará a las empresas farmacéuticas a seleccionar los prototipos más adecuados, disminuyendo el número de ensayos clínicos y los costes de su desarrollo, así como la reducción de los tiempos de lanzamiento al mercado. Además, permitirá a las empresas alimentarias el desarrollo de alimentos con evidencias científicas sobra la biodisponibilidad y funcionalidad, contribuyendo con ello a aumentar la confianza en sus productos por parte del consumidor.