Alicante.-Los regantes irán a Bruselas a decir que las ayudas al Júcar-Vinalopó son para agua de "mala calidad"

Actualizado 31/07/2006 20:37:10 CET

ALICANTE, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Junta Central de Usuarios del Júcar-Vinalopó y la Comunidad General de Riegos de Levante viajarán en la segunda quincena de agosto a Bruselas donde pretenden reunirse con algún miembro de la Comisión Europea al que informarán de que el agua procedente de ese trasvase es de "mala calidad".

Durante la concentración hoy en la plaza de Baix de Elx (Alicante) de más de un centenar de agricultores de localidades como Villena, Aspe, Elda, Orihuela, Granja de Rocamora y Cox, el portavoz de la Junta Central de Usuarios del Trasvase Júcar-Vinalopó, Angel Urbina, explicó que trasladarán a Bruselas su "oposición frontal" al cambio en el trazado del trasvase Júcar-Vinalopó, al tiempo que, según apuntó, defenderán el trazado inicial "con la legalidad y en los tribunales".

En esta línea, Urbina manifestó que los usuarios dirán "a Bruselas en qué se va a gastar el dinero" el Gobierno español, en referencia a las ayudas solicitadas por el Ejecutivo para financiar el trasvase Júcar-Vinalopó desde el Azud de la Marquesa y no desde la localidad de Cortes de Pallás.

Por otro lado, los agricultores asistieron al Pleno del Ayuntamiento de Elx que aprobó, con los votos a favor de PSOE y EU, y los votos en contra del PP, solicitar a Aguas del Júcar el trasvase de 2'5 hectómetros cúbicos de agua para el baldeo de calles y el riego de zonas verdes en las que actualmente se usa agua potable.

Durante la sesión, Angel Urbina intentó intervenir aunque no contó con la autorización pertinente. A este respecto, el portavoz de los usuarios calificó la petición del Ayuntamiento de Elx de "insulto a la democracia".

A su juicio, "los ciudadanos de Elx no queremos esa agua de mala calidad" y, según comentó, el Consistorio es "un esquirol de agua cuando el municipio de Elx en 1420 pidió agua para beber y para regar, y ahora cambian agua para baldear las calles".

Por su parte, el presidente de la Comunidad de Riegos de Levante, Manuel Serrano, mostró informes del Ministerio de Medio Ambiente y de la Universidad de Valencia que, según contó, "recogen que el agua procedente del Azud de la Marquesa presenta una conductividad, como mínimo, situada en los 1.500 microsiemens".

Por ello, según indicó, el análisis hecho público a finales de la pasada semana por la Universidad de Alicante "no es real" dado que, según los agricultores, no analiza todos los parámetros.

PLENO

El edil de Medio Ambiente, Emilio Doménech, sostuvo que el trasvase aprobado "supondrá una fuente adicional de agua", al tiempo que posibilitará "recuperar los acuíferos del Vinalopó y sus ecosistemas asociados, sustituyendo las actuales extracciones, que no son sostenibles, por recursos aportados desde el río Júcar".

Por su parte, el portavoz del Grupo Municipal Popular, Emigdio Tormo, dijo que el agua procedente del Azud de la Marquesa es "de ínfima calidad". Tormo calificó de "pueril" la postura del PSOE y criticó que el equipo de Gobierno del Consistorio ilicitano no diera permiso a Angel Urbina para exponer sus argumentos en el transcurso de la Sesión Plenaria.

Finalmente, desde EU, su portavoz Angels Candela, defendió que con el protocolo de compromisos que recibió el visto bueno propiciará dejar de usar agua potable para el riego de zonas verdes.

Antes de la aprobación de la propuesta, el edil del grupo municipal popular, Manuel Dobón, abandonó el Salón de Plenos para, según dijo, "solidarizarse" con los agricultores.