La AP-7 registra un aumento de usuarios del 2,6% entre Tarragona y València y un 1,7% entre València y Alicante

AP-7 por España
ARCHIVO
Publicado 04/11/2018 12:45:30CET

VALÈNCIA/MADRID, 4 Nov. (EUROPA PRESS) -

La autopista de peaje AP-7 entre Tarragona y València elevó un 2,6% su número de usuarios en los nueve primeros meses de este año, mientras que el tramo entre València y Alicante registró un aumento del 1,7%, según los datos oficiales del Ministerio de Fomento.

Este dato en territorio valenciano fue superior al del conjunto de España, donde este tipo de carreteras registran una desaceleración en el crecimiento de sus tráficos: en el mismo periodo de tiempo el número de usuarios de estas autopistas aumentó un 2,2 por ciento, la mitad respecto al incremento de más del cuatro por ciento que registraron en 2017 y en los primeros meses de este ejercicio.

Las vías de pago del Estado, que suman 2.550 kilómetros, contabilizaron una media de 20.222 usuarios al día entre los pasados meses de enero y septiembre.

La desaceleración del crecimiento que el tráfico de las autopistas viene registrando desde hace casi cinco años coincide con la reapertura del debate sobre el pago por uso de las carreteras en España.

También tiene lugar en vísperas de que el próximo 30 de noviembre, por vez primer en España, concluya el contrato de concesión de una autopista. Se trata de la AP-1 Burgos-Armiñón, una vía que actualmente explota Itínere, que en esa fecha revertirá al Estado y, por lo tanto, levantará su peaje.

A cierre de septiembre, esta vía registraba una media de 21.134 vehículos diarios, un 1,85 por ciento más que un año antes.

En cuanto a la decena de autopistas en quiebra que rescató el Estado y actualmente explota el Ministerio de Fomento, la ralentización tiene lugar mientras este Departamento prevé volver a sacar a concurso su explotación el próximo año.

AUTOPISTAS 'RESCATADAS'

La evolución del tráfico de estas vías 'nacionalizadas' osciló entre el desplome del 19,7 por ciento que experimentó la radial R-5 Madrid-Navalcarnero y el incremento del 14,9 por ciento de la Madrid-Toledo.

Esta vía, sobre la que Fomento tiene aún pendiente de cerrar el rescate, se mantiene como la que menor número de usuarios tiene, con una media de 1.117 coches al día. En el lado opuesto se sitúa la M-12 Eje Aeropuerto, la que conecta Madrid con el aeropuerto de Barajas, con 21.856 usuarios diarios.

Entre el resto de las autopistas que actualmente tiene Fomento, el tráfico retrocedió un 1,64 por ciento en la radial R-3 Madrid-Arganda y un 1,06 por ciento en la Ocaña-La Roda.

Respecto a la red de autopistas de peaje que siguen explotando empresas privadas, destacan las caídas de tráfico de entre el 0,3 y el 2,8 por ciento que registraron los distintos tramos de la AP-6 de Abertis que conectan Madrid con Segovia y Ávila.

Del lado de los aumentos se situaron las dos siguientes autopistas que revertirán al Estado, también gestionadas por este grupo. Los tramos de la AP-7 entre Tarragona y Alicante se anotaron un crecimiento del 2,6 por ciento en el trazado Tarragona-Valencia y del 1,7 por ciento en el Valencia-Alicante, mientras que la AP-4 Sevilla-Cádiz elevó un 3,8 por ciento su número de usuarios.

No obstante, la vía que más número de vehículos ganó en el periodo es la AP-68 Bilbao-Zaragoza, también de Abertis, que disparó un 9,4 por ciento su tráfico en el periodo, hasta sumar 14.869 coches al día.