La APV aprueba inicialmente el pliego de condiciones para la nueva terminal de contenedores, de más de 130 has

Recreación de la nueva terminal de contenedores del puerto de València
APV
Actualizado 19/10/2018 17:22:20 CET

Martínez calcula que supondrá una inversión de 1.200 millones y defiende que su ejecución se acompase con la del acceso norte

VALÈNCIA, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de Valencia (APV) ha aprobado este viernes, de manera inicial y con carácter provisional, los pliegos de bases y de condiciones para la construcción y explotación, en régimen de concesión administrativa, de la nueva terminal de contenedores de la ampliación norte del puerto de València.

La ejecución de esta infraestructura, que contará con una superficie de explanada adyacente y compactada de unas 137 hectáreas, supondrá una inversión de unos 1.200 millones de euros entre aportaciones públicas --unos 400 millones-- y privadas --de 800 a 900 millones--. Así lo han anunciado el presidente de la APV, Aurelio Martínez, y su director general, Francesc Sánchez, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Administración.

El primero ha agradecido el trabajo llevado a cabo "durante meses" por "todo" el equipo de esta entidad para conformar el que ha considerado "el más importante" proyecto de los próximos años, dado que "en muchos no habrá otro que implique 1.200 millones de inversión".

Martínez y Sánchez han considerado que se trata de una infraestructura "importante" no solo para la APV sino también para la economía y la sociedad valenciana ya que el tráfico de contenedores que conllevará situará al recinto portuario "entre los tres primeros de Europa". La terminal está concebida "para poder aprovechar las fortalezas" del de València "como puerto import/export y de tránsito con una capacidad de unos 5 millones de Teus" y poder acoger el tráfico de contenedores esperado en el horizonte de 2050.

El director general de la APV ha expuesto que "no se saca una terminal de repente" y ha destacado, en este sentido, que la nueva propuesta es "consecuencia de un análisis bien hecho" del mercado, "de la capacidad de las terminales actuales, de las proyecciones de demanda, carga y transbordos", de los tamaños --para tener en un futuro capacidad de dar servicio a los buques más grandes-- y de las conexiones intermodales.

Sánchez ha apuntado que atendiendo a esas tendencias, que son "conservadoras", y "con las instalaciones actuales" se estima que el puerto de València podría tener "un problema de capacidad en 6 ó 7 años o en 10 ó 12 años". Así, ha agregado que esta terminal, que estará abierta al tráfico general, no se ha pensado "para los próximos años sino para décadas".

Aurelio Martínez ha señalado que una iniciativa de esta trascendencia requiere "una probación sosegada" y una decisión que "no se tome a la ligera", por lo que ha justificado que esta jornada se haya procedido a la "aprobación inicial" y que la definitiva se produzca "en noviembre" después de que todos los miembros del Consejo de Administración hayan podido estudiar los pliegos y hacer las "observaciones y matizaciones" oportunas.

La futura terminal de contenedores de la ampliación norte del puerto de València contará con un muelle de atraque de hasta 1.970 metros de longitud con calado de 20 metros al costado del buque y en toda la dársena, una superficie de explanada adyacente y compactada de unas 137 hectáreas y un canal de acceso marítimo con 22,50 metros de calado. La APV hará los viales de conexión viaria y ferroviaria de la parcela con la red general del puerto.

Quienes opten al concurso para la construcción y explotación de esta infraestructura podrán ofertar el tamaño de la terminal que se acople a su plan de negocio, que "como mínimo y hasta el máximo de su desarrollo" debe comprender 800 metros de línea de atraque y 49 hectáreas. Sánchez ha aseverado a este respecto que se ha optado por un pliego "abierto" para "facilitar a todos los operadores --los que hay y otros nuevos-- la posibilidad de presentar ofertas".

No obstante, ha precisado que a los operadores actuales "se les exige un incremento de la capacidad de la terminal actual", de un 50 por ciento, y que "devuelva la concesión actual" --ha dicho que en ese caso se "facilitará la resolución de la concesión"-- para sacarla de nuevo a concurso.

AUTOMATIZADA

El director general de la APV y su presidente han resaltado, asimismo, que una "terminal de futuro" como la nueva exige, también por razones de "seguridad", la posibilidad de poder ser "cien por cien automatizada" para "carga, descarga, servicio a camiones y ferrocarril". De este modo, se pide que cuente con "avances tecnológicos de vanguardia para operaciones sostenibles" y que brinde "servicios de alto rendimiento y más competitivos para reforzar el papel del puerto".

Entre las exigencias para la nueva terminal, como ha apuntado Sánchez, está también contar con una terminal ferroviaria, garantizar "la protección del medio ambiente" y usar "energías no contaminantes". "Estamos diseñando la terminal que necesita este puerto si quiere seguir siendo líder del Mediterráneo", ha insistido.

Preguntado por los plazos y por la fecha en la que se podría adjudicar el proyecto de construcción, Aurelio Martínez ha señalado que le gustaría adjudicarla antes de que acabe su mandato, en julio de 2019. "Es un tema al que hemos dedicado mucho tiempo y mucha ilusión", ha subrayado. Sánchez ha añadido que "si no hay incidentes se estima que en el último consejo de julio de 2019 se podría estar adjudicando" para comenzar a construir.

El director general ha calculado que tras ello, "en dos años se podría entregar una primera fase al concesionario" y el resto, "progresivamente en más fases hasta el desarrollo final del proyecto". El plazo de concesión se fija en 35 años para propuestas de ocupación parcial, con posibilidad de llegar a los 50, y de 50 para las que planteen la ocupación completa.

CON EL ACCESO NORTE

Aurelio Martínez ha defendido que las obras de la nueva terminal se puedan "acompasar" con las del acceso norte --una infraestructura que ha estimado "absolutamente imprescindible para el puerto", en cuyo plan de empresa se incluye-- para evitar "un caos circulatorio en València".

El presidente de la APV ha dicho que aunque para el acceso norte no se tiene "ni proyecto constructivo ni solución técnica", la "más sencilla" sería "entrar en túnel antes de Alboraia, ir por el mar, y salir en el puerto" sin afectar a València. Ha agregado que el proyecto de acceso norte costaría 400 millones y que la APV tiene "músculo financiero" para ello y para la nueva terminal.