Asociación Prodein, premiada en València por su labor con niños migrantes en Melilla: "La desatención es intencionada"

Maite Echarte y José Palazón, premiados por Fundación por la Justicia y Bancaja
EUROPA PRESS
Publicado 17/12/2018 16:23:08CET

Dos activistas de la asociación reciben este lunes el premio Fundación por la Justicia-Fundación Bancaja

VALÈNCIA, 17 Dic. (EUROPA PRESS) -

El activista de la Asociación Pro Derechos de la Infancia (Prodein) José Palazón, reconocido junto a su compañera Maite Echarte con el Premio Fundación por la Justicia-Fundación Bancaja por su asistencia a los menores migrantes de Melilla, ha denunciado que en esta ciudad hay "una desatención que es endémica y que es provocada intencionadamente por parte de la clase política": "Lo que hacen es tratarlos lo peor posible para que no vengan más", ha aseverado.

Así se ha pronunciado este lunes en declaraciones a Europa Press en València, donde este lunes por la tarde recogerá el XV Premio Fundación por la Justicia-Fundación Bancaja por su trayectoria en la protección de los derechos migrantes de la ciudad de Melilla.

Palazón ha manifestado que este galardón, dotado de 10.000 euros, es "importante" para Prodein porque permitirá "llevar adelante ciertos proyectos pequeños en Melilla, pero sobre todo porque sirve de escudo protector". Ha afirmado que la labor de la ONG en la ciudad "no está bien considerada" porque defiende "inmigrantes mayores y menores" con "todas sus fuerzas" y "eso en la ciudad a los políticos y administraciones no les hace mucha gracia".

En este sentido, ha afirmado que las administraciones, para "intentar frenar lo que ellos llaman el efecto llamada", trata a los inmigrantes "lo peor posible para que no vengan más". "Nosotros no y hay una confrontación bestial, tenemos una querella de la Consejería de Bienestar Social y varias que se anuncian, es continuo y así llevamos 20 años", ha lamentado. Por contra, ha agradecido el trabajo del servicio de Jesuitas con un despacho de asistencia jurídica.

La Asociación Pro Derechos de la Infancia ofrece asistencia jurídica a las personas que llegan a Melilla, "informa de las opciones que tienen de recurrir cualquier acción de la policía o administración", la petición de asilo o asesoramiento en trámites administrativos, como cuando los "menores cumplen la mayoría de edad y quieren mantener su residencia y renovar tarjetas". Además, facilita comida y asistencia sanitaria a migrantes en situación de calle, "muchos de ellos menores".

Palazón ha denunciado que "hay una desatención que es endémica en la ciudad y que es provocada intencionalmente por parte de la clase política, una ciudad rodeada de una valla para que la gente no pase, con una serie de medidas militares y policiales", ha criticado. El activista ha recriminado que, con esta "desatención", la administración pretende que los migrantes "desistan y se vayan".

"EL NIÑO IBA A MORIR Y NO QUERÍAN QUE ESTUVIERA AHÍ"

El responsable de Prodein ha citado como ejemplo dos casos registrados por la organización en las dos últimas semanas. Según ha relatado, una mujer marroquí y su hija de año y medio entraron en Melilla porque la pequeña sufre cáncer de riñón y necesitaba una cirugía. "En Marruecos, la asistencia hay que pagarla y, si no tienes dinero, te puedes morir en la puerta del hospital. Hay gente que no puede pagar y va a Melilla a intentarlo", ha explicado.

Palazón ha aseverado que la mujer y la menor, aún lactante, han esperado durante tres días en Urgencias del Hospital Comarcal de Melilla para que un facultativo atienda a la pequeña, pero "no ha aparecido ninguno para ver a la niña". Ha afirmado que, finalmente, este domingo la Policía Local trasladó a la mujer a un calabozo y a la niña a un centro de acogida. Por la mañana, "las juntaron y las expulsaron", ha criticado.

"Es la segunda vez que pasa en dos semanas", ha afirmado, antes de explicar el caso de un niño que tenía leucemia. "Solo cuando vomitó sangre llamaron a un avión medicalizado desde Málaga y lo llevaron al hospital. El miércoles murió. Vieron que iba a morir y no querían que muriera allí después de tenerlo un par de días sin ser atendido", ha recriminado, antes de asegurar que la ONG hará "todo lo posible para pedir responsabilidades" y que "quien lo ha hecho pague".

MENORES "DESTROZADOS" EN LA CALLE

Palazón también ha denunciado la presencia de niños en situación de calle en Melilla, pequeños de "incluso ocho años", "totalmente desatendidos" y que "sufren maltrato constante". "Son niños destrozados y que no están un día en la calle, están meses y meses", ha advertido, antes de insistir en que la administración "no hace caso". Además, ha asegurado que las personas que dan comida a las personas sin hogar por la noche sufren una "presión constante", con agentes de las fuerzas de seguridad "pidiendo identificaciones" e "intentando dar miedo".

Por otro lado, se ha referido a los casos de odio y discriminación que viven las personas migrantes en Melilla. Ha explicado que hay cerca de 30 personas investigadas por delitos de odio, ya que presuntamente se creó un foro en redes sociales en el que se convocaba a la gente a "recorrer la ciudad con patrullas callejeras". Ha afirmado que hubo un "grupo de jóvenes muy activo" que se armaba con bates de béisbol y que la Policía "logró identificar una pandilla que está en la cárcel". "Nosotros hemos tenido en casa a niños con los brazos rotos", ha alertado.

"Que haya niños en la calle en este país es ilegal", ha recalcado Palazón, quien ha subrayado que la "administración de Melilla y en general todas las administraciones tienen unas normas que cumplir". "No se puede dejar de tener una plaza en un colegio, una cama para un niño o un plato de comida. Eso es una prioridad en este país hoy, legalmente, y hay que decirles a políticos y administraciones que cumplan la ley, que para eso está, para eso se les ha votado", ha zanjado.