Actualizado 07/12/2016 14:51 CET

Campaña del Consell contra los estereotipos sexistas en los juguetes

Campaña 'El joguet no té génere'
GVA

VALENCIA, 7 Dic. (VALENCIA) -

La Generalitat Valenciana ha puesto en marcha la campaña 'El joguet no té gènere' (El juguete no tiene género) con el objetivo de acabar con los estereotipos y roles sexistas en los juguetes y conseguir que los niños elijan sus juegos por elección propia y no por criterios establecidos. "Se trata de fomentar un cambio de mentalidad", ha destacado la consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra.

La campaña, desarrollada por su departamento y el colectivo Lambda, ha sido presentada este miércoles por la consellera y la responsable de la lucha contra los delitos de odio del colectivo Lambda, Mar Ortega y será difundirá a través de televisiones, de la prensa escrita y las diferentes plataformas sociales.

La iniciativa partió de unos alumnos del Campus de Gandia de la Universitat Politècnica de València (UPV) que presentaron a Lambda la campaña y un boceto del spot. "Nos pareció una idea fantástica y nos emocionó la propuesta", ha admitido Ortega, que ha indicado que, a partir de ahí, se pusieron en contacto con la Generalitat para presentarle la campaña y conseguir su apoyo para una mayor difusión.

Para Lambda, la importancia de esta propuesta reside en que los juguetes sexistas favorecen la división de género y "no contemplan la diversidad en todas su variantes, fomentan un modelo de masculinidad y feminidad e imponen un mandato de género" y ello supone "reprimir a los niños el uso de un juguete u otro dependiendo del género", ha denunciado la responsable de delitos de odio del colectivo.

Asimismo, ha criticado que actualmente las empresas jugueteras implantan la idea de superioridad del hombre, la heterosexualidad y la familia tradicional como "algo normativo" y ello produce "desigualdad y graves problemas a nivel social" como son la violencia de género, delitos de odio, intolerancia por género y el acoso escolar.

"LOS JUGUETES Y COLORES NO DEFINEN UN GÉNERO"

Esta división de género, ha manifestado Ortega, "no es casual", sino que responde al objetivo de la empresa por aumentar sus ventas. "En los años 80-90 las jugueteras se dieron cuanta de que asignar colores aumentaba sus cuotas de mercado", ha explicado.

Por ello, ha defendido la libertad de los más pequeños a elegir sus juguetes. "Un balón es un balón, da igual si es para niño o para niña y no tienes que comprar una azul para un chico y uno rosa de princesa para una niña. Es un juguete y ya está", ha insistido para subrayar que aunque un niño o una niña juegue con un juego u otro "no va ser ni menos hombre ni más mujer ni va a condicionar ni su orientación sexual ni su género". "Ni los juguetes tienen género ni los colores lo definen", ha remarcado.

Por tanto, ha defendido la necesidad de clasificar los juguetes según la temática sin hacer distinción de productos para niños y para niñas, al tiempo que ha reclamado que se deje de utilizar colores rosa y azul para diferenciar los juguetes e imágenes asociadas a un género para conseguir que "la diversidad impregne a la industria juguetera".

EVITAR LOS 'BICHOS RAROS'

Por su parte, Oltra ha explicado que la idea es normalizar para evitar fenómenos de "bicho raro" que provocan el bulling y el acosos escolar. "El juguete es un derecho de los niños y un instrumento de su aprendizaje porque estimula su desarrollo personal y los roles de género y la asignación de colores por parte del mundo adulto ya les determina a la hora de elegir", ha reprobado.

Por ello, ha hecho una llamada a los padres y a las empresas para no contribuir a esa discriminación sexista y a educar en igualdad de género para que sean los niños los que decidan con qué juguete quieren pasar su tiempo libre sin restricciones de estereotipos "rancios y pasados de moda".

De hecho, ha avanzado que el Consell se ha planteado premiar a las empresas jugueteras que rechacen los roles sexistas y rompan con los criterios establecidos. Para ello, se pondrá en contacto con la conselleria de Economía para ver cómo materializar esta idea.

Ha destacado que se trata de un campaña "trasversal" porque tiene como bases la igualdad de género, la diversidad en la elección de los menores a sus juguetes y la infancia y fomenta "un cambio de mentalidad" hacia la igualdad como compromiso para "cambiar las cosas".