Actualizado 05/12/2014 13:18 CET

Castellano asegura que "invertir en agricultura es invertir en el futuro de la Comunitat"

Inauguración del XIII Congreso de La Unió
DELEGACIÓN DEL GOBIERNO

VALENCIA, 22 Nov. (EUROPA PRESS) -

El delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Serafín Castellano, ha asegurado que "invertir en agricultura es invertir en el futuro de la Comunitat Valenciana" y ha defendido que para el Ejecutivo central "es una prioridad seguir trabajando por este sector que da empleo a más de 100.000 personas y es el primer sector en cuanto a exportaciones" en la región.

Así lo ha indicado durante la inauguración del XIII Congreso de la Unió de Llauradors i Ramaders, donde ha subrayado "a sensibilidad del Gobierno por la mejora del sector agrícola valenciano y el compromiso y voluntad por seguir trabajando en la búsqueda de soluciones que den respuesta a las demandas de nuestros agricultores".

Tras reconocer la importancia y el peso específico de la agricultura valenciana a nivel autonómico y nacional, "una realidad a la que el Gobierno no es ajeno", ha incidido en que se están tomando las medidas "para mejorar el sector" y como prueba de ello se han reforzado los protocolos de inspección para evitar la entrada y propagación de plagas y se están adoptando medidas para hacer frente a la sequía.

Asimismo, ha continuado, el Gobierno "sigue trabajando para dar la mejor solución ante los efectos del veto ruso y planificando sus propias medidas, y trabaja para luchar contra la inseguridad en el ámbito rural".

En este sentido, ha recalcado que es prioritario seguir trabajando por incrementar la seguridad en el campo y ha resaltado la labor que están realizando las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que ha permitido que entre enero y septiembre de este año las sustracciones en explotaciones agrícolas o ganaderas hayan descendido un 8,6 por ciento en la Comunitat Valenciana.

Así, ha puesto en valor el trabajo de los equipos ROCA de la Guardia Civil, que se dedican exclusivamente a la lucha contra los delitos en el campo, que han detenido a 392 personas en su primer año de funcionamiento y han imputado a otras 434.