Actualizado 23/02/2015 18:23 CET

Castellón registrará este martes rachas de viento de hasta 100 kilómetros por hora

VALENCIA/MADRID, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

El interior norte de Castellón registrará este martes rachas de viento de noroeste de hasta 100 kilómetros por hora. En el resto de interiores y el litoral norte de la provincia las rachas serán de 70 kilómetros por hora.

Según la predicción de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), en la Comunitat Valenciana habrá predominio de cielos poco nubosos, con temperaturas en descenso, sobre todo las máximas, que llegarán a descender notablemente en el interior de Castellón.

Aemet ha alertado de que un nuevo temporal afectará sobre todo al litoral de Galicia, Cantábrico, al noreste peninsular y a Baleares, donde el estado de la mar será adverso. También se esperan precipitaciones de lluvia y nieve, así como rachas de viento fuerte hasta el viernes.

Así, la portavoz de la Aemet, Ana Casals, ha explicado a Europa Press que el estado de la mar será adverso en los litorales de Galicia, Cantábrico, Ampurdán, salida del Ebro y Baleares, sobre todo Menorca, Canarias y en menor medida en el mar de Alborán al final del periodo.

Esto se debe a un frente frío que llegará por Galicia y que atravésará del noroeste al sureste la Península y que alcanzará también a Baleares. Dejará a su paso algunas precipitaciones que no serán muy intensas en el tercio norte y que serán en forma de nieve en cotas medias y altas. Después de este frente, se establecerá un flujo intenso del oeste-noroeste entre un anticiclón atlántico centrado al este de Azores y una borrasca centrada en Italia.

El martes se esperan precipitaciones fuertes o persistentes en el Cantábrico oriental y Pirieno occidental que estarán ocasionalmente acompañadas de tormentas. Las precipitaciones podrán extenderse más débilmente a la meseta norte y a los sistemas Central e Ibérico, mientras en el resto de la Península se prevén cielos poco nuboso aunque habrá intervalos nubosos en algunas zonas de la mitad sur.

La cota de nieve estará entre 500 y 900 metros en la mitad norte y entre 1.000 y 1.200 en Baleares. Las temperaturas descenderán "en la mayor parte" de la Península, de forma notable en el nordeste, y en Baleares. Respecto al martes, ha dicho que lo más destacado será la situación litoral en el Cantábrico y norte de Galicia, ya que habrá mar combinada (la suma de mar de viento y mar de fondo) que dará lugar a olas de más de ocho metros, por lo que se ha activado el aviso rojo para estas zonas costeras.

El viento llegará desde el oeste y el noroeste y será fuerte en la mitad norte y mitad este de la Península y en Baleares "casi toda la semana" con rachas de viento que podrían superar los 800 o 100 kilómetros por hora en el Cantábrico y en áreas del nordeste peninsular y entre 70 y 80 kilómetros por hora en otros puntos del tercio oriental de la Península, en zonas de montaña y en Baleares. A partir del miércoles, el viento fuerte soplará del nordeste en Canarias y también podría superar los 80 kilómetros por hora.

Donde más precipitaciones se esperan es en el Cantábrico oriental y en Pirineos occidentales, donde lloverá y nevará. "Ahí es donde los ríos están más llenos y puede haber en la zona deshielos", ha advertido la portavoz que ha apuntado que habrá que estar "vigilantes" a la evolución de la situación porque donde podrían superarse ampliamente los 100 litros por metro cuadrado durante todo el episodio.

FENÓMENOS COSTEROS

En concreto este temporal dará lugar a que este martes haya aviso rojo (riesgo extremo) por fenómenos costeros en La Coruña, Lugo, Santander y Asturias; naranja (riesgo importante) en Pontevedra, parte de La Coruña, Vizcaya y Guipúzcoa y noroeste de Mallorca. También hay avisos por riesgo (amarillo) de fenómenos costeros en Barcelona, Tarragona, parte de Castellón, Almería, Granada, el resto de Baleares y Canarias, excepto Fuerteventura. Por nieve, hay aviso naranja en Huesca y Zaragoza.

A lo largo de la semana, la cota de nieve oscilará, de modo que este martes desciende hasta los 500 o 700 metros en el norte y luego subirá de forma progresiva el miércoles al paso de un frente cálido y se situará en general por encima de los 1.400 metros ese día. El jueves estará "relativamente alta" y el viernes volverá a bajar.

Las acumulaciones de nieve más importantes se prevén en los Pirineos, donde podría haber más de un metro de nieve nueva (con el consecuente aumento en el riesgo de aludes), y en el sistema Cantábrico y zona norte del sistema Ibérico. La subida de la cota de nieve, al tiempo que se mantienen las precipitaciones persistentes, puede dar lugar a importantes deshielos en los sistemas montañosos afectados.